Presidente de Perú insiste en defender nueva ley laboral juvenil

Organizaciones juveniles y sociales convocaron a una marcha para este lunes con el fin de protestar contra el recorte de varios beneficios laborales para los jóvenes trabajadores

EFE

El presidente de Perú, Ollanta Humala, reiteró este sábado su defensa al nuevo régimen laboral juvenil, que recorta varios beneficios laborales a jóvenes de 18 a 24 años, después de que organizaciones sociales y estudiantiles convocaran para el próximo lunes la tercera marcha en protesta por la ley.

Tras inaugurar el asfaltado de una carretera en la región andina de Puno, Humala comentó que la ley de promoción del empleo juvenil busca formalizar medio millón de puestos de trabajo informales donde los jóvenes "no cuentan" con ningún beneficio laboral, como vacaciones, compensación por tiempo de servicio (CTS) y seguro médico.

La ley, con 5 años de vigencia, es parte de las medidas del Gobierno para intentar reactivar la economía, y está dirigida a los jóvenes de 18 a 24 años, quienes pueden ser contratados sin derecho a recibir el pago de la CTS, las gratificaciones anuales, el seguro de vida y la bonificación por carga familiar, que reciben los otros trabajadores.

"Tenemos que invocar a los jóvenes a entender que estamos dando algo a los que no tienen nada, y que protegemos a los que ya tienen algo. (...) Algunos dicen que lo quieren todo (para los que no tienen nada), pero eso tiene que ser gradual", aseguró Humala.

"Vamos a precisar para que no haya miedo al despido. La ley no se hace para despedir a nadie, sino para incluir a más gente", agregó el mandatario.

Además, el presidente de Perú instó a los críticos con el nuevo régimen laboral juvenil a "pensar con amplitud, humanidad y generosidad".

"Cuando un joven no tiene calificación, o acceso a educación superior, tiene dificultades para entrar al mercado laboral. Las empresas lo contratan fuera de planilla, sin ningún derecho laboral, y eso tiene que cambiar", sentenció Humala.

La ley de promoción del empleo juvenil fue aprobada el 16 de diciembre y provocó la crítica de partidos de la oposición al Gobierno, además de la convocatoria de dos marchas multitudinarias en protesta por este régimen laboral, donde se registraron altercados violentos en la primera de ellas.