Presidente egipcio saca los tanques a la calle

Tras una noche de enfrentamientos, cinco personas murieron.

Un partidario del presidente egipcio, Mohamed Mursi, sostiene una pancarta con su foto en las inmediaciones del Palacio Presidencial, donde se produjeron choques violentos entre partidarios y opositores del presidente/ EFE
Un partidario del presidente egipcio, Mohamed Mursi, sostiene una pancarta con su foto en las inmediaciones del Palacio Presidencial, donde se produjeron choques violentos entre partidarios y opositores del presidente/ EFE

Mohamed Mursi, presidente de Egipto, decidió hace dos semanas otorgarse poderes excepcionales. Emitió un decreto con rango constitucional que lo deja por encima de la ley. También determinó que el próximo 15 de diciembre sometería el proyecto de nueva Constitución a referendo, a pesar de la negativa de sectores críticos de su gobierno.

Estos dos anuncios hicieron que la oposición se uniera y denunciara el autoritarismo de Mursi. Ante la negativa del presidente a cambiar estas dos medidas, la oposición se tomó las calles y, hoy el país es un escenario de confrontación entre seguidores del gobierno y opositores.

Los enfrentamientos ya dejan cinco muertos y cientos de heridos. Según la agencia Mena, cerca de 450 manifestantes resultaron heridos en las últimas horas muy cerca al palacio presidencial. Para tratar de controlar la situación, el ejército desplegó tanques en las principales calles de El Cairo.

Hasta ahora el presidente Mursi no ha dicho nada, pero su partido, Los Hermanos Musulmanes, indicó por Twitter que hablaría este jueves al país para discutir “iniciativas para resolver la crisis”. Sin embargo, fuentes presidenciales dijeron más tarde que su intención no está confirmada.

En las primeras horas de la mañana, al menos tres tanques y tres vehículos blindados tomaron posición cerca de la entrada del complejo presidencial y en una gran avenida que lo bordea, en el barrio de Heliópolis.

Centenares de partidarios del presidente permanecían en el lugar y fueron numerosos los islamistas que pasaron la noche delante de la presidencia, durmiendo en carpas o cubiertos por frazadas.

El jueves por la mañana la situación estaba en calma en los alrededores del palacio presidencial. Los manifestantes gritaban consignas a favor de Mursi y conversaban con los militares de los tanques. Las calles de la zona estaban llenas de piedras y trozos de vidrio y se veían numerosos coches con los parabrisas rotos debido a los enfrentamientos de la noche, los más graves que registró Egipto desde la toma de mando de Mursi en junio pasado.