Presidentes de Francia e Irán dan un empujón a su relación diplomática

El mandatario francés celebró el deshielo de las relaciones entre ambos países, a su vez que celebró con su par iraní cerca de 30 acuerdos.

AFP

 La visita del presidente Hasán Rohaní a París, la primera de un mandatario iraní a Francia en 17 años, cristalizó este jueves con la perspectiva de apaciguar la tensión en Oriente Medio y la rúbrica de una treintena de acuerdos comerciales de miles de millones de euros.

"Nuestro objetivo es la inversión en Irán, crear empleo y obtener mercado común para los dos; es el interés de ambos países", declaró Rohaní ante la prensa tras ser recibido en el Palacio del Elíseo por el presidente de Francia, François Hollande.

El jefe del Estado francés, por su parte, celebró el deshielo diplomático y comercial con Irán y subrayó que "hoy se abre un nuevo capítulo" en la relación entre ambos países.

La cita se produce poco después de que el acuerdo nuclear entre Teherán y las potencias del Grupo 5+1 (EEUU, Francia, Rusia, Reino Unido, China y Alemania) haya puesto fin a un embargo económico que duraba desde 1995.

Esa nueva etapa se plasmó en una treintena de pactos comerciales en diferentes ámbitos, como la compra por parte de Irán de 118 aviones al fabricante europeo Airbus por unos 25.000 millones de dólares a precio de catálogo.

También con el regreso del constructor automovilístico francés PSA Peugeot Citroën a Irán, a través de una empresa conjunta franco-iraní que invertirá 400 millones de euros en los próximos cinco años para fabricar localmente hasta 200.000 vehículos Peugeot al año.

Entre otros convenios, un acuerdo entre Teherán y la petrolera francesa Total, que comprará "entre 150.000 y 200.000 barriles por día" a Irán, país que posee las cuartas mayores reservas de crudo del mundo.

"Están cubiertos todos los campos. Varias empresas francesas ya estaban instaladas y hoy pueden volver. Pienso en Total, PSA, Airbus, Bouygues, Vinci, Sanofi... que han firmado acuerdos (...) útiles a los dos países", declaró Hollande, quien también destacó nuevos convenios culturales, educativos y científicos.

La reunión, según la comparecencia de Hollande y Rohaní en rueda de prensa, resultó fructífera en el plano económico, pero también en cuanto a la expectativa de impulsar una estabilización política de la región de Oriente Medio, como acicate para solución de la crisis en Siria o para reforzar la lucha contra el terrorismo del grupo Estado Islámico.

"Hemos hablado de política. Que se haya logrado el acuerdo nuclear no quiere decir que Irán y Francia no tengan responsabilidad para arreglar la crisis en la región", dijo el presidente francés.

Ambos países, indicó Hollande, tienen al terrorismo como "único enemigo", un problema que necesita no solo de intervención política y militar, sino también que se puedan "arreglar los problemas económicos de la región", manifestó.

La atención recayó también sobre Siria, donde Hollande cree que "una transición política es posible" a través de una negociación "urgente" entre "todos los países implicados y los grupos que rechazan el terror", incluido Irán.

"Cuando hay diferencias entre los países, las partes deben demostrar que pueden hacer concesiones para llegar a un acuerdo. Pero no podemos decidir en lugar del pueblo sirio. Es el pueblo sirio el que debe decidir su futuro", apuntó al respecto Rohaní.

El presidente iraní subrayó asimismo que, a pesar del acercamiento bilateral, existen divergencias entre las posiciones de Teherán y de París respecto a Damasco y la continuidad del presidente Bachar al Asad al frente del Gobierno sirio.

"No se trata de designar a tal o cual persona. Lo importante es la lucha contra el terrorismo, saber cuáles son los países que compran petróleo a los grupos terroristas, que los apoyan, que los financian", aseveró Rohaní.

Para ello, instó a todos los Estados a permanecer alerta contra el fanatismo, especialmente a través del intercambio de datos de inteligencia.

La histórica visita de Rohaní a París, cierre de una gira que le llevó también a Italia y al Vaticano, estuvo rodeada de protestas por la situación de los derechos humanos en Irán.

Durante la comparecencia ante los medios, Hollande señaló que trato sobre los derechos humanos con su homólogo iraní y recordó que deben ser respetados por "todos".

"Los países occidentales no deben aceptar un doble rasero en la cuestión de los derechos humanos", declaró el jefe del Estado francés.

Temas relacionados