Presos de Guantánamo que lleguen a Uruguay podrán traer a sus familias

En marzo, José Mujica, anunció que su país estaba listo para recibir sin condiciones a seis prisioneros de la cárcel de Guantánamo.

Los seis detenidos de Guantánamo que serán enviados a Uruguay podrán traer a sus familias ya que es "prácticamente imposible" que vuelvan a sus países, dijo el canciller uruguayo Luis Almagro, en una entrevista divulgada el domingo por un medio local.

Los presos transferidos podrán traer a sus familiares ya que "la idea es la reunificación familiar", señaló Almagro al diario El País de Montevideo.

"La idea, como para todo reasentado, es que tengan el mayor período de residencia posible en Uruguay, sobre la base de compromisos voluntarios que asumirán o que tendrán que asumir llegado el caso. Es prácticamente imposible para ellos volver a sus países", agregó el diplomático.

En marzo el presidente uruguayo, José Mujica, anunció que su país estaba listo para recibir sin condiciones a seis prisioneros de la cárcel de Guantánamo, un ofrecimiento que confirmó en mayo al visitar a Barack Obama.

El canciller aseguró que Uruguay comprobó que los seis realojados no representan un riesgo para el país tras consultas con "agencias de inteligencia que tienen conocimiento muy acabado de lo que pasa en Medio Oriente".

Almagro aclaró que la llegada de los seis refugiados va a realizarse en total hermetismo sin avisos a la prensa ni a los parlamentarios uruguayos, que han cuestionado la poca información que tienen al respecto, porque las reglas internacionales de estos casos no lo permiten.

El traspaso al país sudamericano será el más numeroso de presos de Guantánamo en los últimos años.

Durante el gobierno de Obama -que en su campaña electoral había prometido cerrar esa prisión- 89 reclusos han salido de Guantánamo, y medio centenar de ellos fueron enviados a terceros países, según la Casa Blanca.

Actualmente de los 149 presos que permanecen en la cárcel de la base naval de Estados Unidos en la isla de Cuba, 78 recibieron una "aprobación de transferencia" del gobierno porque no constituyen una amenaza para Estados Unidos.

Temas relacionados