Primer ministro turco descartó frenar proyecto que desató protestas

El plan de urbanización de la plaza Taksim de Estambul fue el detonante de las manifestaciones que han dejado más de 4 mil heridos.

Manifestantes construyen una barricada con ladrillos y piedras en una calle en Estambul./ AFP
Manifestantes construyen una barricada con ladrillos y piedras en una calle en Estambul./ AFP

Tras varios días de disturbios en Turquía, el primer ministro de este país, Recep Tayyip Erdogan, declaró este jueves que miembros de una organización terrorista participan en las manifestaciones que se producen desde hace una semana.

"Entre los manifestantes hay extremistas, algunos implicados en terrorismo (...) y partidarios de esta organización terrorista estaban en la plaza" Taksim, declaró, según una traducción al árabe de sus palabras, aludiendo a un grupo de extrema izquierda que reivindicó un atentado contra la embajada de Estados Unidos en Ankara en febrero.

De la misma forma Erdogan, descartó este jueves, durante su visita en Túnez, renunciar al polémico proyecto de urbanización de la plaza Taksim de Estambul que desencadenó la ola de protestas en contra de su gobierno.

"El proyecto respeta la historia, la cultura y el medio ambiente (...). Lo que estamos haciendo es proteger los derechos de la mayoría y preservar la belleza de Estambul", declaró Erdogan

Cientos de miles de trabajadores públicos y profesionales liberales se han unido a las protestas populares, que se saldaron este miércoles con choques con la policía en Ankara. Hasta ahora las manifestaciones han dejado tres muertos y más de 4.000 heridos.