Por primera vez en Madrid, Alcaldía establece ‘pico y placa’

Esta medida fue activada automáticamente por la tasa de dióxido de nitrógeno que superó el umbral, según el protocolo municipal de contaminación.

Foto: 123rf

La Alcaldía de Madrid anunció este miércoles la restricción a partir del jueves de circular por el centro a vehículos según su matrícula, para hacer frente a un pico de contaminación, una medida aplicada por primera vez en España.

Desde el jueves entre las 6:30 p.m. y las 9:00 p.m. locales, "los días pares van a circular las matrículas pares (...) y los días impares van a circular las matrículas impares", anunció en conferencia de prensa Marta Higueras, adjunta de la alcaldesa de izquierda Manuela Carmena.

Esta medida, activada automáticamente si la tasa de dióxido de nitrógeno supera un determinado umbral según un protocolo municipal de contaminación, es una primicia en el país.

El plan será evaluado cotidianamente en función de los niveles de contaminación, precisó el Ayuntamiento de Madrid

Con 3,2 millones de personas y 1,8 millones de automóviles, la capital española fue señalada en 2014 como una de las más contaminadas de Europa por una organización ecologista francesa.

Motocicletas, vehículos híbridos, de alta ocupación (mínimo tres personas) o aquellos que transporten personas con movilidad reducida, estarán exentos de la restricción. También circularán las unidades de transporte público, los taxis, servicios de emergencia o camiones de basura.

"No es una cuestión de restricción al tráfico, es una cuestión importantísima de salud pública, hay muchas personas que sufren problemas respiratorios, que se van muy afectados por la contaminación", dijo Higueras.

Un nivel inferior del plan anticontaminación, que prohíbe a los no residentes de la capital estacionar en el centro, se activó desde la mañana del miércoles.

La mala calidad del aire se ha acentuado por la escasez de lluvias. El anticiclón, que garantiza jornadas soleadas en la capital, se mantendrá por varios días.

La oposición de derecha criticó la aplicación de la medida, que fue calificada de "ideológica" por uno de sus portavoces en Madrid, Íñigo Henríquez de Luna, quien pidió a la alcaldía promover un uso más moderado de los vehículos en vez de instaurar prohibiciones.

Las medidas fueron instauradas por la exalcaldesa conservadora Ana Botella, poco antes de las elecciones municipales de mayo 2015, pero aplicadas por primera vez en noviembre de ese año por su sucesora de izquierda.

 

Temas relacionados

 

últimas noticias