"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 1 hora

¿Qué pudo matar a Yasser Arafat?

Dos grupos de investigadores se contradicen: el primero, de Suiza, admite que el líder palestino pudo haber sido envenenado con polonio. El segundo, ruso, lo descarta.

Yasser Arafat murió en 2004, sin que se conocieran las causas. / AFP

A tres semanas del noveno aniversario de la muerte de Yasser Arafat, las explicaciones sobre lo que llevó al líder palestino a la tumba siguen rodeadas de incógnitas. Los palestinos siempre argumentaron que Arafat había sido envenenado. El líder murió el 11 de noviembre de 2004 en el hospital militar francés Percy de Clamart, en donde había sido hospitalizado a finales de octubre tras violentos dolores abdominales. Sin embargo, el día de su deceso su esposa no permitió que se le practicara una autopsia.

Años después (2012), tras la emisión de un documental que reforzaba la teoría del envenenamiento, Suha Arafat presentó ante la justicia francesa una demanda para investigar las causas de la muerte de su esposo. La polémica viuda (enfrentada a los líderes palestinos como Abu Mazen) autorizó entonces a un par de equipos médicos, conformados por expertos suizos, franceses y rusos (cada uno trabaja en sus propias investigaciones) para tomar muestras del cuerpo, la ropa y otras pertenencias del palestino. El 27 de noviembre de 2012 más de 60 muestras fueron recogidas.

Pero el misterio crece con el paso del tiempo, pues ni siquiera los científicos coinciden en sus hallazgos. Mientras que los suizos confirman la posibilidad de un envenenamiento, según publica la revista científica The Lancet, los rusos descartan esa posibilidad. “Varias muestras que contienen rastros de fluidos corporales (sangre y orina) contenían una radiactividad más alta e inexplicable con polonio 210 en comparación a muestras de referencia”, escriben los expertos del Instituto de Radiofísica (IRA) de Lausana en el artículo publicado por la revista médica británica. Los expertos suizos concentraron sus análisis en “manchas visibles de fluidos corporales en efectos personales específicos (ropa interior, cepillo de dientes, ropa deportiva)”. “Estos resultados sustentan la posibilidad de que Arafat haya sido envenenado con polonio 210”, concluye el equipo.

Un día después de estas revelaciones, los análisis rusos de los mismos elementos excluyeron la teoría de un envenenamiento, afirmó el jefe de la Agencia Federal de Análisis Biológicos, citado por Interfax. “Arafat no pudo haber sido envenenado con polonio. Los expertos rusos que llevaron a cabo el análisis no encontraron rastros de esta sustancia” en las muestras, declaró Vladimir Ouiba, responsable de la agencia.

Todo comenzó con una investigación realizada por la cadena catarí Al Jazeera, en colaboración con radiólogos suizos, quienes hallaron dosis anormales de polonio radioactivo en prendas íntimas de Arafat, lo que abrió el caso. Según la investigación periodística, las últimas semanas de vida del líder palestino fueron muy extrañas, pues más de 50 médicos árabes y europeos trataron de descifrar su padecimiento y no lo lograron. “Lo tratan y le hacen pruebas de las patologías conocidas más raras, pero los resultados de todas ellas son negativos”, señala el documental.

Hemorragia cerebral masiva, sida, envenenamiento de la comida, cáncer y leucemia fueron algunas de las posibilidades que contempló el equipo médico. Pero los médicos franceses que lo atendieron no fueron capaces de averiguar las causas exactas de su muerte, aunque no encontraron indicios de que hubiera sido envenenado con sustancias radioactivas.

El sobrino de Arafat, Nasser Al Qiswae, ha acusado a Israel de provocar la muerte del líder con esa sustancia radiactiva. “Desde el martirio del difunto presidente Yasser Arafat hemos dicho que fue asesinado por envenenamiento, pero no teníamos ninguna prueba tangible. Pero después del documental de Al Jazeera que afirma que fue envenenado con polonio ya no hay ninguna duda. Acusamos a Israel de haber envenenado a Yasser Arafat con esta sustancia mortal y reclamamos que los responsables del asesinato sean juzgados”, aseguró.

La única esperanza que tenían familiares y allegados a Arafat era que la exhumación y el posterior análisis de las muestras esclareciera definitivamente si la muerte había sido natural o envenenamiento.