¿Puede el liberalismo de Obama dañar a Hillary en 2016?

El periódico The Washington Post explica por qué es tan difícil para un partido político en EE.UU. mantener el control de la Casa blanca después de ocho años.

Después de muchos rumores, Hillary Clinton, exprimera dama de EE.UU. y exsecretaria de Estado, finalmente anunció que será candidata presidencial por el Partido Demócrata. Ninguna sorpresa, pues para nadie era un secreto que ella es la candidata con mayores posibilidades de retener la presidencia por el lado de los demócratas. Sin embargo, el blog The Monkey Cage (La jaula del mono) de The Washington Post que se dedica a la investigación de temas políticos y fue elegido el mejor blog por la revista Time en 2012, revela una investigación política que muestra cómo las políticas liberales del actual inquilino de la Casa Blanca pueden afectar las intenciones de Clinton de convertirse en la primera Presidenta de Estados Unidos.

Aunque Hillary Clinton sabe a lo que se enfrenta y aseguró el domingo durante la oficialización de su candidatura que “me estoy preparando para hacer algo también. Me presento a la Presidencia. Los estadounidenses han superado tiempos económicamente duros, pero aún el sistema sigue favoreciendo a aquellos que están en lo más alto (…) Cada día los estadounidenses necesitan un luchador, y quiero ser esa luchadora. Me lanzo a hacer campaña para conseguir tu voto", la candidata presidencial parece estar olvidando una parte contra la que no puede hacer mucho: la historia.

The Washington Post señala que lo sucedido en los últimos años en las elecciones presidenciales estadounidenses se convertirá, a largo plazo, en el principal reto de Clinton, pues ha sido muy difícil para un partido político mantener la Casa Blanca más de dos mandatos. El científico político, Alan Abramowitz, cuyo modelo para previsiones electorales incluye esta tendencia, señala que esto se llama el factor “tiempo para un cambio”.

La exsecretaria de Estado irrumpe con fuerza en la carrera electoral de 2016, tanto que ningún analista ve por el momento un candidato más fuerte que ella. El Partido Republicano tiene una larga lista de candidatos interesados en presentarse a las primarias. El último, uno de los más duros representantes del The Party, el cubanoamericano, Marco Rubio. Los demócratas, por el contrario, parecen aclamar en coro a Clinton. Teniendo en cuenta esa fuerza, los republicanos sacaron toda su artillería en contra de Hillary Clinton y la acusaron de dejar una larga lista de “secretos, escándalos y políticas fracasadas”.

Pero este puede ser el menor problema para Hillary, según la investigación revelada por Monkey Cage y que muestra que difícilmente los demócratas se quedarán en la Casa Blanca, pues el control de la presidencia por parte de un partido termina, generalmente, después de ocho años. “En definitiva es sólo política”, señala el blog. “Esto plantea un desafío para Clinton porque los logros fundamentales de la política de la administración de Barack Obama están claramente fuera de sintonía con la tendencia de la opinión pública. Si los votantes en 2016 están sufriendo “fatiga de Obama” las políticas liberales podrían ser una razón para perder”, agrega el periódico.

El estudio político fue hecho por el politólogo Christopher Wleizien, de la Universidad de Texas. El científico político basa sus pronósticos en varias tendencias que ha seguido durante años y que muestran cómo el público tiende a moverse en la dirección ideológica opuesta al ocupante de la Casa Blanca. “Bajo las presidencias republicanas, la opinión pública tendía hacia una dirección liberal; y bajo los demócratas hacia la conservadora”, dice el blog.

“Para 2012, la opinión pública era tan conservadora como lo había sido por décadas”, explica Monkey Cage. Esto, explica el periódico, está basado en una recopilación de datos del politólogo James Stimson, quien luego de cruzar cientos de preguntas de encuestas, encontró que ellas mostraban el “estado de ánimo ideológico del país”. El blog muestra gráficos en los que es claro el aumento del conservadurismo de la opinión pública desde que Obama asumió el cargo.

“Wlezien examina la prevalencia relativa de las leyes liberales y conservadoras que se pasaron bajo cada administración y encontró que, en general, las leyes liberales superan las leyes conservadoras. Una tendencia que se pronuncia en presidentes demócratas y crece aún más después de periodos largos en el cargo”, explica el periódico. El experto político considera que estas políticas se correlacionan con las elecciones presidenciales, así que “cuando la dirección ideológica de la formulación de políticas se aparta considerablemente de la media histórica o de lo que nosotros esperaríamos esté basado en el “estado de ánimo ideológico de la opinión pública”, el partido en el poder pierde votos”.

“Por lo tanto el desafío para Clinton es claro: los votantes parecen castigar al partido del presidente por promover políticas que van en la dirección contraria a la de la opinión pública. Es lo que ha pasado con Obama”, concluye el blog.

Vea el artículo original haciendo clic aquí


 

últimas noticias