¿Puede Obama indultar a 740.000 indocumentados?

Ante el creciente temor entre los inmigrantes por los anuncios de Donald Trump, un grupo de congresistas le pidió a Barack Obama indultar imigrantes indocumentados, al menos, temporalmente.

Universitarios protestan por los planes migratorios de Donald Trump. AFP

A menos de tres meses de finalizar su mandato, el presidente de Estados Unidos, Barack Obama, podría tomar decisiones de último minuto, como otorgar indultos.

Ante el oscuro panorama que se abre para los migrantes, ante la llegada de Donald Trump a la Casa Blanca, el próximo 20 de enero, un grupo de congresistas estadounidenses pidió este jueves al presidente Barack Obama que indulte a unos 740.000 inmigrantes indocumentados temporalmente protegidos.

“El presidente tiene una responsabilidad, él les ofreció este camino, les pidió que salieran, que tuvieran confianza y fe en el gobierno. Es el momento del presidente de actuar”, dijo el legislador de origen puertorriqueño Luis Gutiérrez.

Gutiérrez y otras dos legisladoras demócratas de la Cámara de Representantes enviaron una carta a Obama exhortándolo “a ejercer su autoridad constitucional de proveer perdones a los dreamers, tanto de manera retroactiva como prospectiva”.

Unos 740.000 jóvenes inmigrantes sin papeles, conocidos como “Dreamers” (soñadores) están protegidos de ser deportados al estar inscritos en el programa DACA, creado por Obama en 2012.

La acción ejecutiva de Obama otorgó a estos jóvenes y a sus familias un permiso de trabajo y una prórroga a la deportación, habilitándolos a asistir a la escuela y a la universidad, graduarse y conseguir empleo. Algunos incluso trabajan en el Congreso.

Los legisladores pidieron a Obama actuar con “la mayor de las urgencias debido a la gravedad de la situación”, instándolo a conceder los indultos durante el asueto del Día de Acción de Gracias, la semana próxima.

¿Puede hacerlo?

El grupo de congresistas insistió en que Obama tiene facultades para conceder indultos a indocumentados, señalando que constitucionalmente pueden ser aplicados no solo a crímenes sino “a todo tipo de ofensas”.

Sin embargo, una fuente de la Casa Blanca explicaba que “la autoridad del presidente para conceder indultos solo se extiende a individuos que viven legalmente en el país”.

“El poder de clemencia no podría otorgar estatus legal a ningún individuo indocumentado”, añadió la fuente, subrayando que el Congreso es el único con poder para otorgar regularizaciones migratorias.

Trump, que ganó la presidencia con una campaña en contra de la inmigración clandestina, prometió acabar con DACA, aunque nunca precisó si ello significa no aceptar más nuevos solicitantes, o deportar a los que ya están protegidos por el programa.

Pero los congresistas buscan algún tipo de garantía: los indultos presidenciales no pueden ser desafiados por el Congreso o la Justicia, ni revertidos por su sucesor en la Casa Blanca.

La congresista Zoe Lofgren explicó que el indulto no otorgaría un estatus legal o un permiso de trabajo, “pero permitiría a estos chicos no preocuparse de una deportación”.

El propio Obama urgió el lunes a Trump a “pensar largo y tendido” antes de eliminar la protección del DACA para estos chicos, “que a todos los efectos prácticos son jóvenes estadounidenses”.

Obama ha sido uno de los presidentes que más indultos a otorgado. En agosto, por ejemplo, indultó en un solo día a 214 presos pro droga, la cifra más alta en la historia del país. Los indultos a personas que cometieron delitos relacionados con el uso indebido de drogas suman en total 562 durante la administración Obama, según Neil Eggleston, el abogado principal del presidente.