A las puertas de Bagdad

Los combatientes del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL) se acercan peligrosamente a la capital. El gobierno iraquí le pidió a EE.UU. lanzar ataques aéreos contra los yihadistas.

La batalla se concentra en la refinería de Baiji, 200 kilómetros al norte de Bagdad, que surte el mercado local de petróleo. / AFP

Vestidos con uniformes militares y a bordo de varios vehículos, algunos robados al ejército iraquí, los combatientes del Estado Islámico en Irak y el Levante (EIIL) intentan tomarse por asalto la refinería de Baiji, a 200 kilómetros de Bagdad y una de las más importantes del país, pues es donde se refina la cuarta parte del petróleo que surte el mercado local. Disparos de mortero por parte de los yihadistas eran repelidos por ataques aéreos de las fuerzas iraquíes. “Los combatientes del EIIL izaron su bandera sobre un complejo administrativo”, explicaba a la televisión un empleado. Los extranjeros de la refinería fueron evacuados el lunes y la instalación estaba cerrada, aunque quedaban algunos empleados iraquíes.

Antes del ataque, los responsables de la producción de petróleo en Irak, el segundo exportador de los países de la OPEP, aseguraron que las consecuencias de la ofensiva yihadista en el sector petrolero serían “limitadas”. Salvo los campos de petróleo del Kurdistán iraquí, en el norte, controlados por las autoridades locales, la mayoría de la producción de crudo en Irak está en el sur del país, lejos de la ofensiva yihadista.

Pero los combates hacen temer lo peor. Desde el 9 de junio, los combatientes del EIIL han tomado control de Mosul, la segunda ciudad de Irak: de gran parte de la provincia de Nínive (norte), de la ciudad de Tikrit y de otros sectores de las provincias de Saladino (norte), Diyala (este) y Kirkuk (norte). Los yihadistas tomaron ayer tres nuevas ciudades en el norte y en el oeste, mientras el ejército estaba intentando recuperar la ciudad de Tal Afar —a 100 km de la frontera siria, donde el EIIL pretende crear un estado islámico en la zona fronteriza y ocupa ya varios sectores de Siria, país en guerra desde hace tres años—. Bagdad está en alerta máxima y los puestos de control se han reforzado con la proximidad de los combates. La amenaza se extiende a los santuarios chiíes de Kerbala y Nayaf.

Todas las miradas apuntan al primer ministro, Nuri al Maliki, un chií al que sus rivales acusan de haber exacerbado las tensiones sectarias. Al Maliki, quien está al frente del Gobierno desde 2006, intenta obtener un tercer mandato tras haber conseguido que su partido fuera el más votado en las elecciones del pasado abril. La ofensiva, que al parecer preparaban desde hace meses, se ha beneficiado de la complicidad de parte de la comunidad suní, absolutamente desencantada con el Gobierno.

La falta de apoyo y las acusaciones en su contra le complican su objetivo. El jefe del Estado Mayor Conjunto de Estados Unidos, el general Martin Dempsey, culpó a Al Maliki de la actual crisis. En una audiencia en el Senado dijo que había poco que Estados Unidos pudiera hacer “para compensar el grado en el que el gobierno de Irak le ha fallado a su gente”.

“Combatiremos el terrorismo y acabaremos con el complot”, aseguró en un discurso televisivo Al Maliki, tras haber destituido a varios altos cargos del ejército acusados de huir del campo de batalla en los primeros momentos de la ofensiva yihadista. “Un revés no es un fracaso”, añadió. Horas más tarde, el ministro de Asuntos Exteriores, Hoshiyar Zebari, anunció que su Gobierno le pidió a EE.UU. lanzar ataques aéreos. Zebari dijo que “Irak solicitó formalmente ayuda a Washington, basándose en el acuerdo de seguridad, para que dirija ataques aéreos contra los terroristas”.

Ante la arremetida en su contra, Al Maliki acusó a Arabia Saudí de estar detrás de los yihadistas que han puesto en jaque a su Gobierno. “Lo consideramos responsable de la ayuda financiera y moral que reciben los grupos terroristas”, aseguró en un comunicado. Riad respondió que Al Maliki “ha llevado el país al límite con su política de exclusión de los suníes”.

 

últimas noticias

De esta carne no comerás