Quedan en libertad bajo fianza los dos periodistas de Al Yazira juzgados en Egipto

Han permanecido en prisión 411 días por 'dañar' la imagen de ese país.

El periodista australiano Peter Greste (dcha), el periodista egipcio con pasaporte canadiense Mohammed Fahmy (centro) y el periodista Baher Mahmoud (izda).EFE

Los periodistas de la televisión catarí Al Yazira Mohamed Fahmi y Baher Mohamed, que son juzgados en Egipto, quedaron en libertad tras el pago de una fianza, informó la cadena.

El Tribunal Penal de El Cairo ordenó el jueves la liberación de los dos reporteros, que han pasado en prisión 411 días, durante la primera sesión de la repetición del juicio contra ellos.

Adel Fahmi confirmó en twitter la salida de la cárcel de su hermano Mohamed e ironizó con irse de vacaciones "antes de que lo arresten de nuevo".

Pese a la liberación de los dos reporteros, que no podrán salir del país, continuará el proceso en el que se les acusa de dañar la imagen de Egipto y colaborar con los Hermanos Musulmanes, declarados organización terrorista.

La agencia estatal de noticias Mena precisó ayer que la fianza para liberar a Famhi asciende a 250.000 libras egipcias (más de 32.000 dólares), pero no dijo si la de Mohamed corresponde a la misma cantidad.

Para el canal Al Yazira, la fianza es un "pequeño paso en la buena dirección", y permite a los periodistas pasar tiempo con sus familias después de 411 días separados.

Fahmi renunció recientemente a su nacionalidad egipcia y se quedó con la canadiense para poder acogerse a una norma del pasado noviembre que permite la deportación de extranjeros que hayan sido condenados en Egipto, aunque por ahora no ha habido ninguna decisión de las autoridades en ese sentido.

El Tribunal de Apelación de El Cairo aceptó a principios de enero la repetición del juicio y anuló las condenas a penas de entre siete y diez años contra los dos periodistas y otros cinco acusados.

Ambos periodistas ingresaron en prisión en diciembre de 2013 junto con el australiano Peter Greste, que fue deportado el pasado 1 de febrero mediante un decreto presidencial, tras pasar 400 días en la cárcel.

El caso de los periodistas del canal catarí ha generado una gran polémica y una oleada de críticas por parte de las ONG y la comunidad internacional. 

Temas relacionados