¿Quién es Barakat o Abu-Salah y por qué debería importarle?

Tres estudiantes musulmanes: Deah Shaddy Barakat, de 23 años, su esposa Yusor Abu-Salha, de 21, y su hermana, Razan Abu-Salha, fueron asesinados en Carolina del Norte por un fanático ateo. Silencio en las redes sociales.

 Las redes parecen no conmoverse esta vez. No hay menciones a la historia y tampoco fenómenos como “Je suis Charlie”, una iniciativa de Joachim Roncin, que en segundos registró cientos de miles de seguidores y una semana después, más de siete millones. El asesinato de 12 periodistas de la redacción de la revista satírica desató las más grandes condenas alrededor del mundo. Era un crimen contra la libertad, cometido por islamistas.

El martes en la noche tres estudiantes musulmanes, todos de la misma familia, fueron asesinados por un fanático en la ciudad universitaria de Carolina del Sur. Craig Stephen HIcks, de 46 años, descargó su arma contra los tres jóvenes. Hoy está preso, acusado de triple asesinato. Aunque las autoridades no quieren priorizar la teoría de un “crimen de odio religioso”, la página de Facebook de Hicks hace inclinar la balanza hacia ese lado.

Las tres víctimas fueron identificadas como Deah Shaddy Barakat, de 23 años, su esposa Yusor Abu-Salha, de 21, y la hermana de ésta, Razan Abu-Salha, de 19. La prensa señala que Barakat era estudiante de segundo año de odontología en ese lugar, mientras que su esposa preveía empezar a estudiar la misma carrera en el otoño boreal. Abu-Salha también estudiaba en la universidad de Carolina del Norte.

Craig Stephen Hicks se define en su página de Facebook como un ateo convencido. En él aparecen decenas de publicaciones antirreligiosas, incluyendo una en la que se describe como "antiteísta" y contrario a cristianos, mormones y musulmanes. "Dado el enorme perjuicio que la religión ha hecho a este mundo, diría que no sólo tengo el derecho, sino también el deber, de insultarla", escribió en un comentario sobre las creencias religiosas refiriéndose a éstas en general, sin mencionar una en particular. "No soy ateo porque ignore la realidad de las escrituras religiosas. Soy ateo porque las escrituras religiosas ignoran la realidad", dijo en otra de sus publicaciones. Junto a fotos de él y algunos entrañables videos de cachorros, Craig Hicks informa en su estado de Facebook que está casado y publica numerosos pensamientos sobre la religión, un tema que claramente se toma a pecho. Su penúltima foto, publicada el 20 de enero, muestra un revólver calibre 38.

La imagen se titula "Yo" y en la leyenda Craig Hicks precisa que el arma está cargada y que dispone de otras cinco balas.
Aunque la policía investiga el crimen, parece inclinarse por un problema vecinal frívolo: “La investigación preliminar indica que el crimen fue motivado por un problema de barrio por un puesto de estacionamiento", dijo el teniente Josh Mecimore, portavoz de la policía de Chapel Hill, donde se encuentra el campus de la Universidad de Carolina del Norte.

"Nuestros investigadores buscan saber qué fue lo que impulsó a Hicks a cometer un acto tan trágico y sin sentido. Entendemos las preocupaciones sobre la posibilidad de que sea un acto de odio (religioso) y examinaremos todas las pistas para determinar si fue el caso", dijo el jefe de policía, Chris Blue, en el mismo comunicado.

Mientras la investigación determina los móviles de este hecho, un informe publicado por el Colectivo contra la Islamofobia en Francia (CCIF), alerta del aumento de los actos islamófobos en Francia, que según la investigación, entre el 7 de enero (día del ataque contra los caricaturistas) y el 7 de febrero aumentaron un 70%.
Durante este periodo se registraron 153 actos islamófobos en territorio francés, de los que 147 se han traducido en denuncias ante la policía, precisó ese colectivo en un comunicado. Sólo en ataques contra mezquitas o lugares de culto se contabilizaron 33 casos en ese período, es decir, más que en todo 2014.

“La situación desde los atentados no es más que el espejo aumentado de lo que ocurría antes. Se registran el mismo tipo de actos pero de forma más violenta y más frecuente”, señaló el CCIF. El incremento de actos antimusulmanes en el último mes es muy superior al aumento del 10,6 % entre 2013 y 2014, cuando se registraron 764 casos islamófobos en Francia, siempre según esa organización. El dato difiere del que publicó recientemente el Observatorio Nacional contra la Islamofobia, que engloba al Ministerio del Interior y al Consejo Francés del Culto Musulmán, que cifró ese tipo de actos en 133 en 2014, un descenso del 41,1 %.
Según el CCIF, esa diferencia se debe a que su recuento tiene en cuenta todos los actos antimusulmanes, y no solo aquellos que hayan dado lugar a una denuncia ante las autoridades. En concreto, el cálculo del CCIF se fija en los casos de islamofobia imputados a agentes públicos, como policías o maestros, pues "el 71,6 % de las discriminaciones ocurren en las instituciones", lo que indica que es un fenómeno "estructural", denuncian.

El registro de actos islamófobos se conoce después de que el Consejo Representativo de las Instituciones Judías de Francia (CRIF) publicara a finales del pasado mes de enero que en 2014 se registraron en Francia 851 actos antisemitas, más del doble que un año antes.

 

últimas noticias