¿Quién come mejor: africanos o gringos?

Un singular experimento se realizó con un grupo de 20 habitantes de Pittsburgh (EE.UU.) y 20 africanos de una zona rural de Zululandia (Sudáfrica) a quienes se les propuso un intercambio de dietas durante dos semanas.

Científicos demostraron las ventajas para la salud de dietas altas en fibra, como las de los zulúes en Sudáfrica. / Flickr - firesika

Según informa el diario El País de España, los zulúes dejaron su comida tradicional africana y se alimentaron con hamburguesas del McDonald’s, papas fritas, perros calientes y costillas con salsa BBQ. Al mismo tiempo los estadounidenses de raza negra comenzaron a comer básicamente papillas de maíz, arroz, mango y fríjoles.

El resultado de la investigación fue sorprendente: en muy poco tiempo el equipo internacional de científicos encontró impresionantes efectos del cambio de dieta en factores de riesgo de cáncer de colon, enfermedad que acaba con la vida de al menos 600.000 personas al año en países desarrollados.

“El trabajo confirma algo que ya se sabía: que las dietas pobres en fibra y ricas en grasa y proteína animal aumentan la probabilidad de sufrir un tumor en el intestino grueso. Pero, además, el experimento revela que este fenómeno ocurre en poquísimo tiempo”, apunta el informe de El País.

Los científicos introdujeron una cámara a través del ano de los participantes, antes y después del estudio, para observar su intestino grueso y tomaron muestras del colon. “Las señales en la mucosa que preceden a cambios cancerosos ocurren casi al instante tras el cambio de dieta”, comentó el director de la investigación.

Al terminar la prueba, los científicos notaron que con el menú africano los estadounidenses presentaban menos inflamación en el colon. Lo contrario ocurrió con los zulúes alimentados con hamburguesas y papas fritas.

“La dieta es suficientemente poderosa como para inducir cambios en el riesgo de cáncer, independientemente de que haya un cambio de lugar de residencia”, afirmó al diario el médico Fernando Carballo, presidente de la Sociedad Española de Patología Digestiva.

“Este estudio establece una prueba de concepto sobre el poder de un cambio de dieta. Nunca es tarde para modificar la dieta y con ello cambiar el riesgo de cáncer de colon. Se puede hacer, es como dejar de fumar”, opina el médico Stephen O’Keefe, de la Universidad de Pittsburgh, director del experimento.

Temas relacionados
últimas noticias