¿Quién es el autor del atentado en Niza?

Mohamed Lahouajej-Bouhel tenía 31 años y provenía de Túnez. Hasta ahora, no se han confirmado sus vínculos con grupos yihadistas. Van al menos 84 muertos.

Una mujer deposita flores en honor a las víctimas de del atentado, en inmediaciones del paseo marítimo de Niza. / EFE

Este viernes las fuerzas de seguridad francesas registraron el apartamento de Mohamed Lahouaiej-Bouhel, tunecino y autor del atentado en Niza. Lahouaiej-Bouhel estaba instalado al norte de Niza, en un pequeño apartamento ubicado en un edificio de trabajadores extranjeros. Ningún grupo terrorista ha reivindicado el ataque.

Según sus vecinos, Lahouaiej-Bouhel era un hombre “solitario” y “silencioso” que rara vez se acercaba a sus vecinos para charlar. Nadie en el edificio parecía tener una relación cercana con él y no parecía, en realidad, un hombre religioso. El hombre llegaba a su apartamento con una bicicleta y en ocasiones parqueaba una pequeña camioneta de trabajo en las proximidades del edificio.

Las autoridades no tienen todavía un perfil exacto de sus motivos para atacar. Lahouaiej-Bouhel, que trabajaba como conductor de camiones y tenía tres hijos, había sido detenido el 24 de marzo por un altercado en un accidente de tránsito, fue condenado a seis meses de prisión y luego la condena fue retirada. El atacante estuvo bajo observación judicial por algunos días y luego liberado. No estaba en el radar de las agencias de seguridad, a pesar de los grandes operativos que se realizaron Niza a propósito de las celebraciones del 14 de julio. El ministro del Interior francés aseguró que Lahouajej-Bouhel “nunca fue encarcelado y no era objeto de ningún seguimiento por parte de la autoridad en el momento del atentado”.

De modo que las autoridades están en completa incertidumbre con respecto a sus motivos. Aún faltan más pruebas para concluir si Lahouaiej-Bouhel estaba relacionado con algún grupo yihadista, si actuaba por sí solo con influencia extremista o si el ataque es producto de una disposición psicótica impulsada por el pensamiento extremista. El miedo de que sea la última opción se basa en el hecho de que, de ser un hombre cualquiera que decidió atentar de un día para otro —por razones personales o religiosas—, las autoridades no tienen pista alguna para proteger a los ciudadanos. En ese sentido, Lahouaiej-Bouhel sería un ciudadano cualquiera y no un potencial terrorista que encaja en los perfiles acostumbrados.

El atacante estaba armado con una pistola de 7.65 milímetros, que —según los investigadores a cargo— utilizó para atacar a tres policías. En el camión había una granada sin activar y varias armas falsas. Las investigaciones han recordado que en diciembre de 2014, en Dijon, un hombre atropelló a trece personas mientras gritaba “Alá es grande”. El hombre había pasado por un hospital psiquiátrico y en últimas no se consideró que fuera un atentado terrorista, como anota el diario Le Monde. En un primer momento, las autoridades aseguraron que este era un ataque terrorista. Sin embargo, hacen falta elementos para determinarlo.

El fiscal de la República, François Molins, agregó en una rueda de prensa este viernes que el atentado “se corresponde” con los llamamientos de los grupos terroristas a atacar a ciudadanos occidentales, y en especial a los franceses. Hace algunos meses, la propaganda yihadista del Estado Islámico pedía a sus seguidores que arrollaran a occidentales con sus carros, o que los golpearan con piedras en las cabezas. Es decir, validaba cualquier tipo de arma. Las autoridades francesas desconocen a qué se están enfrentando.
 

Temas relacionados