¿Quién es Sean Spicer, el hombre de los hechos alternativos de Trump?

El vocero de Donald Trump, encargado de responder las preguntas de los periodistas que cubren la Casa Blanca, era director de comunicaciones del Comité Republicano. Cinco datos reveladores.

Sean Spicer se va de la primera rueda de prensa sin contestar preguntas. AFP

Desde antes de que ganara la Presidencia de Estados Unidos, la relación entre la prensa y Donald Trump era complicada. Sin embargo, una vez que llega a la Casa Blanca, las cosas parecen ponerse peor. Al siguiente día de su investidura, el mandatario acusó a los medios de mentir sobre las cifras de asistencia a la ceremonia. Su equipo no solo lanzó falsedades sobre el número de asistentes al acto inaugural sino que acusó de haber fabricado la polémica con la CIA…

Dijo que se había opuesto a la guerra en Irak desde el principio, cuando las declaraciones de la época muestran otra cosa. Lo más grave es que los hechos desmienten cada una de sus declaraciones, pero Trump no tiene reparo en decir que la prensa es la que miente. De hecho se declaró en “guerra” contra los medios de comunicación.  Según dijo, “entre los seres humanos más deshonestos de la tierra están los periodistas”. En su declaración Trump también aseguró que “amo la honestidad, me gusta la cobertura honesta”.

La “guerra contra los medios" del Mandatario la continuó su vocero oficial, Sean Spicer. En su primera rueda de prensa con los periodistas que cubren las noticias que salen de la Casa Blanca, este hombre de 45 años, quien antes trabajaba para el Comité Nacional Republicano, no contestó ninguna pregunta, y concluyó el debate de los asistentes con una preocupante frase, que no da lugar al debate: “Reunió al mayor público en cualquier inauguración, Punto. Tanto en persona como alrededor del mundo”….

Esto a pesar de que los hechos son contundentes: dijo que 420.000 personas tomaron el metro de la ciudad ese día, frente a 317.000 en la inauguración de Barack Obama, pero las cifras de la red transportes, citadas por The Washington Post, hablan de 570.557 viajes del pasado viernes, frente a los 1,1 millones con Obama en 2009 y los 782.000 de su segundo mandato, en 2013.

Su asesora, Kellyanne Conway salió en su defensa y señaló a un periodista de exagerar. Lo que dijo fue “No seas tan exagerado, Chuck. Estás diciendo que es una mentira y ellos están dando…. Nuestro jefe de prensa, Sean Spicer, da hechos alternativos a eso”.

Cinco datos sobre el vocero

1. Spicer, el hombre de los hechos alternativos, comenzó a trabajar como director de comunicaciones del Comité Nacional Republicano (RNC)  en 2011 y en 2015 se convirtió en estratega. Él organizó todos los debates de las primarias republicanas, maneja las redes y fue quien determinó los formatos de los debates. Antes de todo eso trabajaba en Relaciones Públicas en Endeavor Global Strategies. Tiene 45 años y nació en Barrington, Rhode Island.

2. Spicer ya había trabajado en la Casa Blanca entre 2006 y 2008. Era el asistente del representante comercial de EE.UU. para la prensa. Fue el responsable de comunicar todo lo relacionado con comercio a nombre de la administración Bush. Entonces era defensor de libre comercio, algo que su actual jefe va a atacar por todos los frentes. Este lunes fue quien anunció el retiro del país del Acuerdo Transpacífico (TPP). ¿Contradicciones? Él lo aceptó en una entrevista. En temas comerciales discrepa con Trump.

3. Y es que Spicer alguna vez fue crítico de Trump, como  muchos republicanos. Cuando se refirió a los inmigrantes mexicanos como “violadores y asesinos”, el Partido Republicano trató de atajar el daño por las palabras del entonces candidato presidencial. Spicer llamó a Trump y le dijo que eso dañaba la imagen del Partido Republicano. También chocó con el actual presidente cuando este dijo que John McCain no era un héroe de guerra porque “fue capturado”. Al final de uno de los debates Spicer dijo que “Trump necesita entender que está buscando la presidencia y que las palabras importan”. 

4. Está casado con Rebecca Miller, quien trabajó como directora asociada de comunicaciones en la Casa Blanca durante la administración de George W. Bush. Antes de eso era la productora de la emisión de la tarde de ABC en Washington, DC. Su recorrido en TV también pasa por CNN en Atlanta. Ahora es la presidenta de la National Beer Wholesalers Association, que representa los intereses de los distribuidores de cerveza. Se casó en 2004 con Spicer y tienen dos hijos. 

5. En su primera rueda de prensa olvidó aquella frase que dijo meses atrás sobre la importancia de las palabrs. “El presidente está comprometido en unificar al país. Este tipo de deshonestidad en los medios de comunicación, el desafío de lograr que nuestra nación se una está haciendo todo más difícil. La prensa ha dicho mucho que hay que responsabilizar a Donald Trump. Bueno yo les dijo que nosotros vamos a responsabilizar a la prensa también”, señaló durante su primer encuentro con los periodistas.

Pues Spicer será el hombre con el que la prensa lidie durante el mandato de Trump. “Los medios cometen errores todo el tiempo. Todos intentamos hacer nuestro trabajo lo mejor posible en nuestras respectivas industrias”, añadió.