Quiero pensar que al gobierno colombiano lo engañaron: María Corina Machado

El director de Caracol Noticias, Luis Carlos Vélez, conversó con Machado, una de las voces más fuertes de la oposición en Venezuela.

María Corina Machado y Luis Carlos Vélez
María Corina Machado y Luis Carlos Vélez

Los medios colombianos e internacionales fueron testigos de la pelea fuertísima que se presentó en la Asamblea Nacional de Venezuela hace tan sólo días entre representantes de la oposición y representantes del Gobierno. Varias denuncias por parte de la oposición han aparecido denuncias de golpes y agresiones físicas. Una de las víctimas de este encuentro triste, pero también muy diciente de la situación venezolana, es María Corina Machado, representante de la oposición. En esta oportunidad, la diputada entrega su versión de lo que ocurrió el día de la pelea y se refiere a temas como la asistencia del presidente Juan Manuel Santos a la toma de posición de Nicolás Maduro y las agresiones verbales de este último contra el exmandatario, Álvaro Uribe.

 Tengo que decir que es impresionante verla en esta situación en este momento. ¿Cómo se siente?

Me siento mejor, me siento mejor físicamente y también muy reconfortada anímica y espiritualmente, porque la respuesta que hemos tenido, en primer lugar, de los venezolanos, ha sido enorme, profunda y consciente. No puedo contarte la cantidad de manifestaciones de afecto, de respaldo, de apoyo. Las manifestaciones de respaldo, a nivel mundial, han sido increíbles. De América latina, en particular, y de Colombia... muy especiales. Parlamentarios, defensores de derechos humanos, expresidentes, ciudadanos que no me conocen y que nos han escrito unas palabras que llegan directo al corazón, que no se olvidan nunca y que son ahora fuerza y aliento para continuar en nuestro compromiso.

María Corina, le estoy viendo la cara ¿Qué le pasó? Acabamos de ver que se quitó un cuello ortopédico, cuéntenos, ¿qué le pasó?

Fuimos víctimas de una emboscada, una emboscada planificada, fríamente calculada, de hecho, la sesión empezó tres horas después de lo que debía, nosotros hoy estamos convencidos de que en esas tres horas, estuvieron diseñando como iba a ser la agresión. El oficialismo venía desde una sesión previa con una posición de no dejarnos hablar, si no éramos objeto de un examen de conciencia en el cual, primero frente al antojo el señor Diosdado Cabello, presidente de la Asamblea Nacional, teníamos que contestar afirmativamente que aceptábamos la legitimidad del señor Maduro para poder hablar en el Parlamento. Eso ya, de por sí, es una aberración en un parlamento democrático, y claramente, sabía que nuestra posición era firme de respaldar la posición de impugnar esta misión que ha tenido Henrique Capriles, porque consideramos que ha sido un fraude monumental. A mí me correspondía coordinar con toda la bancada de la unidad democrática esa sesión, yo fui interlocutora directa de Diosdado Cabello y con Pedro Carreño, el jefe de la Fracción Parlamentaria PSUV. Recibí directamente sus respuestas ante nuestra posición, una negativa absoluta, el diputado que no acepta la legitimidad de Nicolás Maduro, diputado que no habla.

Ustedes levantan una pancarta de protesta y según su relato, ellos vienen…

En efecto, nosotros teníamos también pitos y cornetas, además afortunadamente teníamos algunos diputados suplentes en la tribuna filmando lo que estaba ocurriendo, en ese momento, porque las imágenes de la asamblea Nacional están todas mirando hacia el techo.
Las cámaras las voltearon…

Las cámaras las voltearon, como si no estuviera pasando nada, y el presidente de la Asamblea Nacional seguía hablando, aprobando créditos adicionales como si no estuviera pasando nada en la sesión, como ustedes ven se nos vienen encima 15 diputados y comienzan a agredirnos duramente, pero una cosa brutal, salvaje. Yo estaba al lado y me alejo, me alejo a un lado. En eso oigo mi nombre, yo me volteo, en el instante que me volteo siento un golpe en mi cara, algo indescriptible.

¿Quién le pega?

Una diputada del estado Bolívar llamada Nancy Asencio.

Pero, ¿ustedes han tenido alguna pelea en el pasado? ¿Se conocen?

Nunca he hablado con ella.

Y ella le pega un puño en la cara…

El diputado Zambrano que estaba al lado mío, me dice que él cree haber visto algo y el golpe fue desde la frente, hasta me aflojó un diente.

Le rompieron la nariz…

Yo me caigo hacia atrás y creo que por unos instantes medio perdí el conocimiento, me levantan y en eso yo siento que me estaba sangrando la nariz. Yo me levanto porque estaba coordinando la sesión y veo que nos siguen agrediendo y que la sesión continua. Entonces, yo voy hasta la directiva y le digo a Cabello: su responsabilidad y su obligación es la seguridad de los diputados, nos están matando a golpes, usted tiene que detener esto. Mientras yo estoy hablando con él, la misma señora viene hacia mí, me toma por el cabello, me tira al piso y me comienza a patear.

¿Ella misma?

Ella misma, a patear, en frente de Diosdado Cabello. Cuando yo me levanto, encuentro al señor Cabello sonriéndose, había otros diputados que los estaban agrediendo, el diputado Américo de Gracia lo empujaron por unas escaleras, cinco diputados del oficialismo, le comenzaron a agredir, al diputado Julio Borges le rompieron el hueso, le dejaron el ojo totalmente herido… Es decir, una cosa brutal. Ellos pretendían que la sesión continuara y que el mundo y los venezolanos no supieran lo que allí había ocurrido.

¿Ustedes legalmente han tomado acciones? ¿Van a tomar acciones? ¿Van a denunciar a esta gente que, evidentemente, te tiene a ti saliendo de la clínica? Porque saliste de la clínica hace tan solo unas horas, tengo entendido...

Estuve hace pocas horas en la clínica, inmediatamente fuimos a la Fiscalía, fuimos a Medicina Forense y, de allí, fui al hospital. Yo debo decir que cuando yo estaba en la sesión, yo no sé si es la adrenalina o el dolor de lo que ocurría, yo no sentía dolor físico. Algo, pero no tanto. Sin embargo, cuando me hicieron las tomografías encontraron que tenía fractura del tabique. Inicialmente me habían dicho que eran cuatro fracturas, pero cuando abrieron, una operación que iba a ser de 40 minutos, terminó siendo de más de tres horas porque tenía la nariz destruida.

¿Falta más fuerza de las declaraciones de Colombia desde su punto de vista?

¿Cuáles declaraciones?, ¿cuáles declaraciones?

 ¿Para usted son inexistentes?

Pero es que lo que estamos viendo es como se destruye, ya no solamente el sistema democrático, es la republica…

 ¿Cómo ve el hecho de que el Presidente Juan Manuel Santos haya asistido a la toma de posesión de Nicolás Maduro?

Acá lo que ha ocurrido es una sucesión de engaños. No sólo fue el gran fraude del 14 de abril, sino el gran engaño de las horas subsiguientes, tanto el señor Maduro, como Tibisay Lucena, presidenta del CNE, se comprometieron con Venezuela en que se iba a realizar una auditoría integral del proceso electoral en los términos en que Capriles lo había solicitado. Públicamente aceptaron hacerlo y sobre esa condición, se reúne Unasur en Lima el 18 en la noche. Cuatro días después, en su comunicado, explícitamente, Unasur establece en el punto tres que se tendrá lugar un mecanismo integral para auditar todas las mesas de votación. Luego de algunas horas, se presentan todos los presidentes de Unasur a la toma de poseción, salvo el presidente de Chile, avalan con su presencia lo que está ocurriendo allí. No habían terminado de dejar Venezuela cuando ya el Consejo Nacional Electoral se retractaba.

O sea ¿los engañaron, según ustedes?

Absolutamente

Al gobierno colombiano lo engañaron, a la gente de Unasur, los engañaron…

Bueno, yo quiero pensar que los engañaron, pero si a ti te engañan, ¿tú reaccionas frente al engaño, o no? Con los presidentes de Unasur, se comprometió Nicolás Maduro en Lima, en que iba a llevar adelante un proceso que después se negó a hacer ¿a alguien han engañado?

¿Entonces, el Gobierno colombiano, entre otros, no se ha dado cuenta del engaño?

O no se quiere dar cuenta

¿Qué es lo que cree usted?

Es evidente, no solamente no se ha hecho la auditoría, sino que además ha habido un golpe al parlamento, un golpe brutal que representa además una violación, grande y clara a la carta democrática.

En las últimas horas, hemos que el presidente Maduro ha tenido unas declaraciones muy fuertes contra el expresidente Álvaro Uribe. La canciller de nuestro país se reunió con el embajador venezolano y le expresó el malestar, pero no hubo una nota de protesta ¿A Colombia le falta fuerza en conocer o en enfrentarse o en pelear con Nicolás Maduro?

Yo no puedo entender cómo un país, obviamente sus representantes y el alto gobierno, no actúa con firmeza cuando sus nacionales son acusados. El presidente Uribe no es el primero, hace unos días el señor Maduro acusó a algunos colombianos de estar involucrados en querer asesinarlo, agredirlo, si acusa de esta manera a un expresidente, sea el que sea, es inaudito. He visto la reacción firme del presidente Pastrana y de otros sectores del país. Yo siento que esto tiene que conmover y hacer reaccionar con firmeza, porque es el respeto a una nación, lo que en la figura del expresidente se está dañando.

Cuando uno ve los números de las elecciones de Venezuela, las cosas están empatadas, muy divididas y si hay una diferencia es una diferencia marginal de cualquiera de los dos lados ¿cómo hacer desde el lado de la oposición, para que la otra mitad que falta del país crea lo que ustedes están diciendo?

En primer lugar, esos resultados del 14 de abril demuestran que la mayoría quiere un cambio, porque si con todo este fraude y esta trampa no pudieron reconocer menos de una diferencia de un punto porcentual, impidiendo que centenares de miles de venezolanos en el exterior incluso en Colombia, pudieran cruzar la frontera a votar, los resultados son dramáticamente obvios y funciona el miedo y funcional la hegemonía comunicacional, todo eso está ahí. Ahora, al final, en temas fundamentales la mayoría es contundente en querer vivir en una sociedad donde impere el respeto, en querer vivir en un país donde exista soberanía nacional, donde el destino de Venezuela no se maneje con el gobierno cubano. Somos la absolutísima mayoría, el querer que haya respeto a la libertad, a la propiedad, a que nuestros hijos puedan crecer con esperanza y seguridad.

 ¿En Venezuela hay riesgo de que haya una guerra civil?

En Venezuela los niveles de violencia actuales son dramáticos, asesinan 50 venezolanos al día, eso ya es una guerra. Se habla de más de ocho millones de armas ilegales en las calles, más de 18 mil de bandas criminales. Estamos viviendo en una situación donde las familias están desgarradas, si no es por el crimen o la muerte es por la imposibilidad de comunicación, por razones políticas, de modo que está en nosotros el poder lograr que esta profunda división que ha causado el sistema, sembrando el odio y la división, racial, cultural, social, generacional, se convierta en una cohesión social, y eso es lo que representa Capriles y esa es la propuesta que traemos. Ahora, quienes están en el poder actúan así porque es un régimen débil e ilegítimo, y ellos lo saben, y por eso han ahondado y avanzado en la represión, representan un enorme riesgo de inestabilidad y de gobernabilidad, pero no nos plantean paz y libertad, y paz y justicia, porque esa es su misión.

¿Su familia le ha dicho en algún momento: mira esto como te tiene, salte de esto?

Yo iba camino a mi casa esa noche y pensaba que el peor momento iba a ser cuando viera a mis hijos. Cuando vi a mi hija se puso a llorar. Luego me dijo: mamá te tomas tus medicinas, haces caso, te portas bien y quiero que sepas algo: a pesar de todo lo que ha pasado, no me arrepiento de que hayas estado ese día en esa sesión. Yo sé que lo estás haciendo por nosotros, por todos los venezolanos y sé que vamos a tener un país distinto por lo que tu generación está haciendo. Es una lucha histórica que la asumo como una responsabilidad. Se trata de principios, tiene que ver con valores y hoy a pesar de estas horas que vivimos, somos optimistas y tenemos una esperanza enorme del país que vamos a construir.