Radiografía de Boko Haram un año después del secuestro de 276 niñas en Nigeria

El 14 de abril de 2014, el grupo fundamentalista islámico secuestró a 276 adolescentes del instituto femenino de Chibok, al noreste de Nigeria.

1504-nigeria.jpg

 

 
 
 
Hace exactamente un año el grupo islamista de Nigeria Boko Haram ingresó a un colegio femenino de bachillerato en Chibok y secuestró a 276 adolescentes.  57 adolescentes lograron escaparse pocas horas después del secuestro pero el paradero de las otras 219 se desconoce desde  que en mayo de 2014 Boko Haram publicara un vídeo en el que se veía a un centenar de niñas con velo recitando versos del Corán. El jefe del grupo fundamentalista, Abubakar Shekau, afirmó entonces  haber convertido al islam a las adolescentes, que no eran musulmanas, y haberlas obligado a casarse.
 
Algunas versiones señalan que las niñas estarían distribuidas en tres grupos: unas en la selva de Sambisa (Estado de Borno), otras en las inmediaciones del lago Chad y en la cadena montañosa que separa a Nigeria de Camerún, y otras (unas 70) en Chad.
 
Según un informe presentado por Amnistía Internacional, mujeres y adolescentes que han sido secuestradas por el grupo en otras acciones masivas han señalado que durante su retención permanecieron detenidas en condiciones horribles, en cárceles atiborradas. Asimismo aseguraron que fueron casadas a la fuerza, obligadas a cocinar, a hacer la limpieza y varias afirmaron que fueron violadas.
 
Ejemplo de ello es el testimonio entregado por una joven de 19 años secuestrada en septiembre de: "Fui violada varias veces, cuando estaba en el campo. A veces eran cinco. A veces eran tres, a veces seis”. “Esto siguió todo el tiempo que pasé allí. Ocurría siempre de noche (...) Algunos eran compañeros de clase de mi pueblo. Los que me conocían solían ser aún más violentos conmigo".
 
Otras exrehenes afirmaron que fueron obligadas a aprender a usar armas de fuego y fabricar bombas artesanales. Una de ellas indicó que la enviaron al frente de batalla para participar en un ataque contra su propio pueblo.
 
Según Amnistía, para quien Boko Haram debería ser perseguido por crímenes de guerra y crímenes contra la Humanidad, más de 4.000 personas fueron asesinadas por el grupo islamista el año pasado y al menos 1.500 el primer trimestre de 2015.
 
Temas relacionados