Rafael Correa podría ser candidato presidencial en 2017

Dos exfuncionarias del gobierno del presidente de Ecuador promueven una consulta para que pueda presentarse en las elecciones de 2017. Ya reunieron las firmas y el proceso sigue.

Pamela Aguirre (izq.) y Stephanía Baldeón promueven la reelección de Rafael Correa. / EFE

Mientras Venezuela sigue en vilo frente a la posibilidad de celebrar un referendo revocatorio contra el presidente, Nicolás Maduro, en Ecuador avanza un proceso que le permitiría a Rafael Correa presentarse como candidato por tercera vez en las elecciones del 19 de febrero de 2017.

Correa lleva nueve años en el poder y ha asegurado en varios discursos, en entrevistas y hasta en su último informe a la nación (24 de mayo de 2016) que no se presentará para un tercer mandato. “El país debe descansar de mí, y sinceramente yo también debo descansar un poquito del país. No es fácil gobernar el Ecuador (...) el próximo año, en un día como hoy habrá un nuevo presidente. Hoy pronuncio mi último informe a la nación”.

Sin embargo, el movimiento Rafael Contigo Siempre podría hacerlo cambiar de opinión. Este colectivo acaba de entregar al Consejo Nacional Electoral más de un millón de firmas para promover un referendo que le permita a Correa volver a postularse a la Presidencia.

El colectivo está llevando adelante el proceso a pesar de que en diciembre pasado la mayoría oficialista del Congreso aprobó una enmienda constitucional que contempla la reelección sin límites, modificada por el propio Correa para excluir de las elecciones de febrero de 2017 a aquellos que lleven dos períodos, como es su caso.

Detrás del colectivo están dos exfuncionarias del gobierno de Correa: Stephanía Baldeón y Pamela Aguirre, quienes dicen que buscan modificar la enmienda para que el mandatario pueda volver a presentarse “si así lo desea”. Y que lo hacen porque creen en el proyecto político del mandatario, más allá de cualquier bandera política. Pero pocos les creen.

Aguirre, de 31 años, es abogada de la Pontificia Universidad Católica de Ecuador y estudió periodismo en la Universidad de las Américas a distancia. Trabajó como asesora de la Asamblea ecuatoriana y antes fue coordinadora legal de Banco Pichincha y trabajó en negocios familiares en Ibarra. En 2012 trabajó en la Secretaría de Comunicación para dirigir un estudio de grabación, pero debido a que no se había licenciado en comunicación, su salario era muy bajo y renunció. También cursó una especialidad en consultoría política y gestión de gobierno en Quito, otra en campañas electorales y una en consultoría política.

Baldeón es comunicadora social y trabajó en la Secretaría de Comunicación. Está afiliada a Alianza País, porque “soy fiel admiradora del presidente Rafael Correa”. Trabajó en el Registro Civil, el Instituto Ecuatoriano de Seguridad Social, el municipio de Durán y además fue presentadora en canales de televisión. “Sí, fui funcionaria pública y de las más honestas”, le dijo al periódico El Comercio. Esa historia laboral y sus ingresos forman parte de los ataques que reciben en redes sociales por promover la reelección del presidente. “Nos hemos convertido en blanco de ofensas. No hay un solo debate de ideas. Nos han tratado de prostitutas, corruptas, etc.”. Hoy tiene un local de jugos detox en Guayaquil y estudia una maestría de gerencia en marketing en la Universidad Católica de Quito.

Frente a las críticas por la iniciativa, las dos contestan que son correístas y que defienden la revolución ciudadana. “Estas firmas son las verdaderas encuestas, la gente que ha plasmado su deseo de que el presidente Correa siga dirigiendo al país”, dijo Baldeón en un acto en Quito previo a la entrega de las firmas que hoy tienen la iniciativa en marcha. En quince días, el CNE deberá verificar las rúbricas, que superan el 8 % del padrón electoral exigido para poder convocar a una consulta popular, es decir, 930.000 firmas.

Si el referendo es aprobado, Correa tendría la opción de decidir si se postula o no. Aunque ya ha dicho que planea irse a vivir a Europa, por motivos familiares y académicos, y ha sugerido varios candidatos para sucederlo, entre ellos el exvicepresidente Lenin Moreno y el actual vicepresidente Jorge Glas, recientemente dijo que anunciaría su decisión final en septiembre de este año, justo antes de que comience la campaña electoral.

“Mi reelección será una decisión de mi partido, una decisión personal también. En lo personal, si se llega a aprobar la enmienda, yo no quisiera ser candidato en 2017. Sería el último recurso, porque sabemos todo lo que está en juego y sabemos de la restauración conservadora nacional e internacional articulada que está tratando de atentar contra gobiernos progresistas de la región”, dijo durante un encuentro con periodistas internacionales.

Y agregó: “No podemos ser ingenuos. Sabemos a lo que nos enfrentamos y debemos tener todas las opciones”.

Temas relacionados