Reabren investigación de jóvenes colombianos desaparecidos en Ecuador

Los hermanos Santiago y Andrés Restrepo desaparecieron en 1988 tras ser detenidos por la Policía ecuatoriana.

El presidente de Ecuador, Rafael Correa, anunció que se retomarán las investigaciones de la desaparición de los hermanos colombianos Santiago y Andrés Restrepo, ocurrida en 1988 tras ser detenidos por la Policía y cuyos cuerpos se presume fueron arrojados en la laguna del Yambo.

El anuncio lo realizó durante el informe semanal de labores en el que comentó el estreno del documental "Con mi corazón en el Yambo", de María Fernanda Restrepo, cineasta, periodista y hermana de los jóvenes detenidos y desaparecidos.

En el documental, de unas dos horas de duración, se narra la lucha de la familia durante la búsqueda de los jóvenes colombianos, ambos menores de edad al momento de su desaparición.

Correa reiteró hoy a la familia Restrepo todo el apoyo del Gobierno. "Si tenemos que vaciar Yambo para encontrar los cuerpos de Andrés y Santiago, la vaciaremos, lo que sea necesario", subrayó.

"También le he ordenado al ministro del Interior que retome las investigaciones, que ofrezcamos una importante recompensa, 200.000, 250.000 dólares, para quien dé indicios certeros del paradero de los hermanos Restrepo, de lo que pasó totalmente porque en parte se conoce lo que pasó", señaló.

Pidió que se revise la situación "porque en la película sale que todavía hay policías involucrados en el caso Restrepo en el servicio activo y eso es inaceptable", dijo.

Se refirió como "inspiración" a Pedro Restrepo, padre de los jóvenes, a quien dijo "admira" mucho por su lucha al igual que a su primera esposa, Luz Elena Arismendi, a la que llamó "heroína" y que falleció en un accidente de tráfico en 1994.

Apuntó que el caso Restrepo "no está cerrado, está abierto hasta que haya justicia".

El caso ha sido juzgado como un crimen de Estado, ocurrido durante el Gobierno del presidente conservador León Febres Cordero (1984-1988), ya fallecido.

Los hermanos Restrepo desaparecieron el 8 de enero de 1988 y, según investigaciones posteriores, presuntamente fueron encarcelados sin fundamento legal, torturados y asesinados por agentes de la Policía ecuatoriana y sus cadáveres posiblemente arrojados a la laguna de Yambo.

Temas relacionados