Rebeldes sirios anuncian operación de gran envergadura contra régimen de Bashar al Assad

La maniobra que lleva por nombre "el volcán de Damasco y los terremotos de Siria" es una respuesta a las recientes masacres cometidas por el Gobierno.

Los rebeldes sirios anunciaron este lunes en la noche el lanzamiento de una operación de gran envergadura, denominada "el volcán de Damasco y los terremotos de Siria", en momentos en que violentos enfrentamientos se desarrollan en diferentes barrios de la capital.

En un comunicado difundido la noche del lunes, el comando conjunto de Homs y del consejo militar del Ejército Sirio Libre (ESL) indica que su operación comenzó a las 20H00 (17H00 GMT)", en respuesta a las masacres y los crímenes bárbaros" cometidos por el régimen del presidente Bashar al Assad.

El ESL ha comenzado a atacar a "todas las estaciones y puestos de seguridad en ciudades y el campo para provocar violentos combates (con sus fuerzas) y llamarlas a rendirse".

El comunicado llama a "rodear a todos los puntos de control policiales, militares y de la shabiha (milicias pro régimen) en Siria y a combatirlas violentamente con miras a eliminarlas".

El ESL llama también a cortar todas las rutas internacionales "desde Alepo hasta Daraa), y desde Deir Ezzor hasta Lattakia y a apoderarse de las rutas de suministro".
Asimismo, reitera sus llamamientos a la deserción y anuncia que está trabajando por la liberación de los presos y detenidos".

El ESL también indica que se considera "objetivos legítimos" todos los militares extranjeros en suelo sirio y los aliados del régimen sirio, como el Hezbolá, la milicia chiíta libanesa, la Guardia Revolucionaria iraní, las milicias iraquíes y las facciones palestinas pro Asad.

El comunicado también describe la operación "el volcán de Damasco y los terremotos de Siria" como "la primera etapa estratégica para llevar a Siria a un estado de completa y total desobediencia civil".

Entrevistado por la AFP par Skype, el portavoz del comando conjunto del ESL, Kassem Saadeddin declaró: "Si Dios lo quiere, el comunicado puede ser considerado como una invitación a participar en la parálisis de la red carretera para impedir los movimientos de tropas del régimen y permitir que el ESL se mueva libremente".