Recomendaciones para evitar avalancha humana en Guayaquil por misa del papa

La Secretaría ecuatoriana de Gestión de Riesgos pide que a la eucaristía asistan máximo 11.000 personas debido a "la irregularidad del terreno".

EFE

Las autoridades de Ecuador recomiendan que el aforo máximo para la misa que el papa Francisco celebrará el próximo 6 de julio en Guayaquil, durante su viaje a Ecuador, sea de 11.000 personas, informó la Cancillería.

"Nosotros podemos garantizar la integridad de 11.000 personas en el santuario de la Divina Misericordia (donde tendrá lugar la celebración). Hemos analizado todos los parámetros", dijo la secretaria nacional de Gestión de Riesgos, María del Pilar Cornejo.

Aunque inicialmente se había calculado que cerca de 1,2 millones de personas podrían asistir a la misa en los alrededores del santuario, un informe técnico dado a conocer la pasada semana reveló que no era posible "garantizar físicamente la seguridad" de los fieles, pues "la irregularidad del terreno" presenta un "peligro potencial de avalancha humana".

Cornejo explicó que la zona fue examinada por técnicos que evaluaron la cantidad de público que puede asistir, la irregularidad del terreno, con pendientes de más de diez metros, la existencia de zonas pantanosas y lagunas con aguas estancadas que pueden aumentar la probabilidad de enfermedades como el dengue o chikungunya, señaló en un comunicado la Cancillería.

El ministro de Relaciones Exteriores, Ricardo Patiño, quien recorrió la zona del santuario con Cornejo y una misión de avanzada del Vaticano, explicó que ha sugerido a los responsables de los desplazamientos del papa que antes o después de la misa, el pontífice se desplace hacia el parque Samanes, también en Guayaquil, donde se concentraría la gran mayoría de fieles.

Las personas que vayan a ese parque podrán seguir la celebración a través de pantallas "y recibir luego el saludo y bendición del papa Francisco, indica la nota".

Patiño se reunió también con el alcalde de Guayaquil, Jaime Nebot, con quien abordó la coordinación que existe entre el Gobierno y la Conferencia Episcopal de cara al viaje papal. "Nos parece importante que los alcaldes sepan qué va a suceder en la visita", puntualizó el ministro, quien mañana se reunirá también con el alcalde de Quito, Mauricio Rodas.

El papa estará en Ecuador del 5 al 8 de julio y tendrá un apretado programa en las ciudades de Quito y Guayaquil, con dos misas multitudinarias y una decena de actividades entre encuentros y reuniones con representantes de diferentes sectores, visitas, discursos y almuerzos.

Tras Ecuador, el pontífice, de 78 años, viajará a Bolivia, segunda etapa de una gira que lo llevará posteriormente a Paraguay, donde culminará su segunda visita a Latinoamérica desde que fue elegido papa, en marzo de 2013.

Temas relacionados