Refugiados sirios esperan la ayuda de la ONU

En el Líbano se ha encontrado a un grupo de unas 300 familias viviendo en tiendas de campaña.

En el mes de agosto unos 103.000 sirios escaparon de su país, siendo la cifra más alta desde que estalló el conflicto. Foto: EFE
En el mes de agosto unos 103.000 sirios escaparon de su país, siendo la cifra más alta desde que estalló el conflicto. Foto: EFE

Centenares de familias sirias refugiadas en Jordania y Líbano malviven en condiciones precarias alejadas de la ayuda que prestan las agencias de la ONU, denunció la ONG suiza Medair, con presencia en estos dos países.

"Nuestro equipo en Líbano ha encontrado a un grupo de unas 300 familias viviendo en tiendas de campaña y también hay otras 1.000 residiendo en sitios no oficiales y en condiciones precarias", aseguró en un encuentro con periodistas el director del departamento de respuestas de emergencia de Medair, Manuel Jagourd.

Pese a la difícil situación en que se encuentran algunas de las familias que han huido de Siria, Jagourd aseguró que en aquellos puntos en los que existen campos de refugiados administrados por el Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR), "las cosas funcionan bien y se satisfacen las necesidades básicas".

El encargado de gestionar las operaciones de urgencia de Medair explicó que la respuesta de esta ONG a la crisis siria consistió en enviar dos equipos de trabajo a Líbano y Jordania para evaluar "si las necesidades de los refugiados sirios en los países vecinos estaban cubiertas"."Tras ponernos en contacto con otros socios presentes en Líbano y Jordania, nos aseguraron que con el nuevo flujo de refugiados durante el mes de agosto no todas las necesidades estaban satisfechas, por eso decidimos enviar dos equipos", agregó.

Jagourd explicó que los grupos de trabajo de Medair llevan tres semanas sobre el terreno e indicó que la distribución de los primeros envíos de ayuda humanitaria podría iniciarse "durante la próxima semana en Líbano y a lo largo de este mes en Jordania".

La prioridad de esta organización es "ayudar inmediatamente" a las 300 familias que se encuentran desprotegidas en Líbano con artículos de primera necesidad y prendas de abrigo.

También se quiere asistir a otro millar de familias en Líbano que "viven como okupas en edificios a medio construir y en los que tendrán dificultades para sobrevivir en invierno".

Finalmente, Jagourd indicó que otro de los objetivos principales es asistir a aquellos refugiados que viven en comunidades y familias de acogida, una tarea que supone "un reto" por la dispersión de estas personas en diferentes zonas geográficas, especialmente en Líbano, donde no existen campos de refugiados.

A este respecto, Jagourd opinó que la cifra oficial de sirios refugiados en países vecinos "está subestimada".

En el caso de Jordania, indicó que la respuesta humanitaria global "está más desarrollada", si bien consideró "difícil" trabajar en el país sin estar dentro del sistema humanitario de la ONU.

Preguntado por la seguridad a la que se enfrenta el personal humanitario en Líbano y Jordania, Jagourd aseguró que este es un problema que sí está presente dentro de Siria, pero que no va a impedir continuar con el trabajo en Líbano y Jordania.

El Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados (ACNUR) dijo hoy que el número de refugiados sirios ha llegado a 311.500 en los países vecinos, aunque consideró que la cifra real es más alta porque hay decenas de miles de sirios que todavía no han conseguido registrarse para recibir ayuda humanitaria.

El total de refugiados triplica el de hace sólo tres meses, aseguró el portavoz de ACNUR, Adrian Edwards, que advirtió de que las comunidades que les dan acogida se están quedando sin recursos.

 

últimas noticias