Siga en vivo el debate de control político al ministro de Hacienda

hace 35 mins

La reivindicación de las cholas

La pollera (falda), tradicionalmente usada por las mujeres indígenas bolivianas, está siendo objeto de reivindicación racial.

 Rosmeri Fernández es una mujer de 41 años de la comunidad aimara de Tablachaca (La Paz) que buscando mejores oportunidades, se trasladó desde su ciudad de origen a la capital económica de Bolivia, Santa Cruz, cuando era adolescente. Allí empezó a frecuentar fraternidades folclóricas en las que las mujeres, en su mayoría también migrantes, visten el traje típico de las comunidades indígenas aimaras y quechuas y de las mujeres mestizas y cholas, pollera, blusa cubierta con una ruana y un sombrero encima de dos trenzas.

Según el portal El País Semanal, la pollera fue incorporada en la tradición boliviana durante la colonia, cuando las indígenas, buscando acercarse a la cultura española, la empezaron a usar creyendo que con ello podrían ascender en la escala social. Sin embargo el uso de la pollera, pasó de ser signo de superioridad a inferioridad y hasta hace pocos años muy mal visto dentro de las clases blanca y alta del país suramericano. A Lidia Katari, esposa del exvicepresidente aimara Víctor Hugo Cárdenas, le exigieron que para ejercer la docencia debía dejar de usar pollera. Ella optó por seguir usando la pollera y dejar la docencia. No obstante muchas mujeres no pueden seguir los pasos de Katari y deben, para ejercer sus profesiones, cambiar su tradicional pollera, por pantalones.

Rosmeri, que siempre había usado pantalón se cambió a la pollera, a pesar de que ello podría exponerla a un nivel mayor de marginalidad. Sin embargo la transformación de Rosmeri coincidió con la llegada de Evo Morales a la presidencia de Bolivia en 2006. Morales permitió el acceso de otros indígenas a esferas gubernamentales y en 2010 promulgó la ley contra el racismo y toda forma de discriminación, que les ha dado respaldo a los indígenas para exigir ser tratados como iguales. Muchas mujeres empezaron a usar pollera después de la proclamación de la ley, aunque ha sido un cambio paulatino y no se ha adoptado en todo el país. Por ejemplo en Santa Cruz, donde vive Rosmeri, no se ven todavía mujeres trabajando de pollera en oficinas públicas.

En su primera administración Evo, nombró tres ministras de pollera, hoy hay muchas más cholas en cargos públicos. Hasta ese momento, las mujeres que llegaban a ser figuras públicas estaban enmarcadas en un estereotipo de belleza muy específico, que excluía cualquier posibilidad de sobresalir de las cholas. Felipa Huanca, candidata a la gobernación de La Paz por el partido de Evo Morales, Movimiento al Socialismo (MAS), dice por su parte que el mayor problema que enfrentan las mujeres en Bolivia no se debe a su etnicidad sino a una cuestión de género. El patriarcado y el machismo siguen imperando. Bolivia sigue siendo el país latinoamericano que experimenta mayor violencia contra la mujer.

Vea el artículo completo aquí

Temas relacionados