Renuncian encargados de depuración de policía hondureña

La fiscalía descubrió que sedes enteras de la institución estaban involucradas con narcotraficantes, sicarios y secuestradores.

Los dos funcionarios encargados de la depuración de la policía de Honduras, infiltrada por el crimen organizado, renunciaron este viernes a sus cargos, fuertemente criticados por la lentitud e ineficacia del proceso, anunció el gobierno.

El director y subdirector de la Dirección de Investigación y Evaluación de la Carrera Policial (DIECP), Eduardo Villanueva y Mario Chinchilla, presentaron su dimisión "irrevocable", aprobada por el presidente hondureño, Porfirio Lobo.

"La presidencia de la República ha aceptado las renuncias irrevocables", anotó un comunicado, el cual precisó que los funcionarios "estarán al frente de la Dirección" hasta Lobo "nombre en propiedad a los sustitutos".

Lobo había nombrado hace un año a ambos funcionarios para que emprendieran la "depuración" de la policía luego que la fiscalía descubriera que sedes enteras de la institución -integrada por 14.500 miembros- estaban involucradas con narcotraficantes, sicarios, secuestradores, robos carros, extorsiones y otros delitos del crimen organizado.

Los miembros de la Dirección fueron cuestionados por la lentitud del proceso y hace dos semanas fueron llamados a rendir cuentas ante el Congreso, donde reconocieron que solo siete policías han salido de la institución.

Temas relacionados