Republicanos contra Univisión

A causa de un conflicto que afecta al senador republicano de Florida Marco Rubio y en el que está en juego la orientación del voto de la comunidad hispana con vistas a las elecciones de 2012.

Varios candidatos republicanos han amenazado con boicotear el canal de televisión Univisión, el más importante en español de Estados Unidos, como respuesta a un conflicto que afecta al senador republicano de Florida Marco Rubio y en el que está en juego la orientación del voto de la comunidad hispana con vistas a las elecciones de 2012.

Este asunto se ha convertido en un problema central de la campaña electoral, porque los republicanos entienden que va a ser imposible que alguno de sus candidatos alcance la presidencia sin un respaldo sustancial entre los hispanos y consideran a Univisión un obstáculo para alcanzar este objetivo.

El caso se remonta a julio pasado, cuando Univisión emitió un reportaje sobre el cuñado de Rubio en el que desvelaba que había sido condenado en 1989 por tráfico de marihuana y cocaína. Rubio nunca había sido un gran amigo de Univisión y siempre se había resistido a comparecer en el canal por rechazo a la línea informativa de ese medio, que defiende la necesidad de una reforma migratoria que cree un marco para la legalización de los indocumentados.

El diario The Miami Herald, que se edita en la ciudad en la que Univisión tiene su base, informó la pasada semana que el canal le había ofrecido a Rubio suavizar o corregir el reportaje sobre su cuñado a cambio de que participase en su principal programa de debate político, Al punto, que dirige Jorge Ramos. El canal ha negado rotundamente esa supuesta transacción. Univisión habló con el Partido Republicano a requerimiento de éste, en presencia de abogados y dejando claro que no aceptaría chantajes. La información del Herald fue suficiente, no obstante, para que los candidatos presidenciales republicanos amenazaran con no acudir a un debate electoral previsto para el 29 de enero, dos días antes de las primarias republicanas de Florida, si ese medio no rectifica su información sobre el pariente de Rubio y destituye a su presidente de noticias, Isaac Lee.

Univisión, como sus dirigentes han explicado, no está dispuesta a rectificar, porque respalda la solvencia del reportaje, elaborado por Gerardo Reyes, un profesional con más de 20 años de experiencia y un Premio Pulitzer a sus espaldas, y no cree que los partidos políticos deban decidir sobre los contenidos informativos. Si este pulso se mantiene, Univisión va a perder un debate de modesta audiencia, que se realizaría sólo en el canal de su competencia, Tele Mundo, pero los republicanos van a perder el medio de más seguimiento entre los hispanos, que capta el cerca del 90% de este público.

Rubio, hijo de un refugiado cubano, es el único dirigente republicano relevante de origen hispano. Su papel, en calidad de tal, es tan importante que frecuentemente se le menciona como seguro candidato a la Vicepresidencia con cualquiera que gane las primarias, aunque él lo haya negado. Manchar la imagen de Rubio equivale, por tanto, para los republicanos, a perder su única baza de penetración en la comunidad latina.

Temas relacionados