'Respeto a DD.HH. no impide garantizar seguridad en penales': Amnistía Internacional sobre fuga de 'El Chapo'

Esto después de que las autoridades mexicanas argumentaran que hubo "puntos ciegos" en la vigilancia del penal de donde escapó el narcotraficante debido a "razones de derechos humanos".

EFE

  El respeto a los derechos humanos no impide garantizar la seguridad en los reclusorios, señaló hoy Amnistía Internacional (AI), luego de que el Gobierno mexicano atribuyera los "puntos ciegos" del sistema de vigilancia en la cárcel de la que escapó Joaquín Guzmán Loera a "razones de derechos humanos".

En una rueda de prensa celebrada el lunes por la noche, el secretario de Gobernación (ministro del Interior), Miguel Ángel Osorio, dijo que el penal Altiplano I, del que se fugó "El Chapo" Guzmán el sábado por la noche, cuenta con medidas de seguridad que incluyen "un sistema de videovigilancia y monitoreo permanente".

Sin embargo, aclaró también que "por razones de derechos humanos y respeto a la intimidad, la videovigilancia tenía dos puntos ciegos" que fueron aprovechados por el líder del cártel de Sinaloa.

"Las recientes declaraciones del secretario de Gobernación pueden causar confusión respecto a que los derechos humanos son un factor clave en la fuga de criminales, desconociendo que la evasión de la justicia se debe a la corrupción endémica del sistema de seguridad", indicó al respecto Amnistía Internacional en un comunicado.

De acuerdo con Chasel Colorado, coordinadora de Incidencia en Políticas Públicas de Amnistía Internacional México, "justificaciones como ésta han construido durante años el discurso de una política de seguridad que opta por el endurecimiento de marcos legales sobre el respeto a los derechos humanos".

"Lo más preocupante en el país es el profundo nivel de corrupción que existe. Es un legado que hemos ido acumulando a través de los años y que hoy en día se refleja en sistemas de justicia debilitados, sin capacidad de proteger a los ciudadanos y ciudadanas", expuso Colorado.

Sostuvo que "es importante desaparecer la dicotomía que existe entre seguridad y derechos humanos", y que "la persecución del delito no tiene por qué ser incompatible con un régimen sustentado en el respeto de los derechos humanos de las personas en detención".

Este mismo martes, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) se desvinculó de los "puntos ciegos" al afirmar que entre sus tareas no está la de establecer las normas bajo las cuales deben regirse los reclusorios.

"Su función es observar y verificar que en dichos lugares se respeten la dignidad y los derechos fundamentales de la persona, sin que ello inhiba o determine las condiciones de seguridad", apuntó.