Reuvén Rivlin, nuevo presidente de Israel

Un veterano político que combina su ideología derechista con la defensa del pluralismo, las minorías y la democracia.

El presidente electo de Israel, el derechista Reuvén Rivlin, gesticula durante su discurso público tras ser ratificado por el "Knesset" (Parlamento) en Jerusalén, Israel. / EFE

Un veterano del partido derechista Likud se convierte en el décimo mandatario del país. En una polémica segunda vuelta, el Parlamento (la Knesset) israelí eligió a Reuvén Rivlin para ejercer este cargo después de siete años de mandato de Shimon Peres.
Rivlin es a primera vista un político ambiguo. Con una ideología nacionalista, defiende a ultranza la conexión del pueblo judío con Israel y sobre todo con Jerusalén, donde nació. Se opone a la creación de un Estado palestino. Con la misma energía defiende los principios democráticos, los derechos de las minorías y el acercamiento entre árabes y judíos o entre laicos y ultraortodoxos. Es u hombre de 74 años, abogado de profesión, amante del fútbol, con un fuerte sentido del humor, y también es el primer mandatario vegetariano del Estado de Israel.

Aunque llega a un cargo que tiene un inmenso valor simbólico pero muy poco poder ejecutivo, trabajar por la unidad de Israel es uno de sus grandes retos. Su antecesor, el Nobel de Paz Shimon Peres, era una cara de Israel hacia afuera –de hecho un de sus últimos actos como presidente fue rezar en el vaticano junto al papa y al presidente de la Autoridad nacional Palestina, Mahmúd Abbas-. Ahora Rivlin pondrá la mirada en los problemas internos del país, donde hay crecientes tensiones al interior de la comunidad judía y también entre esta y otras minorías religiosas. Antes de triunfar en las elecciones, el ahora presidente había anticipado que intentará ejercer de "puente entre árabes y judíos y entre laicos y ultraortodoxos. Me centraré en promover la educación y la unidad a una sociedad fragmentada. Mi objetivo es equilibrar el carácter judío y democrático de Israel".

Rivlin ha sido ministro en varios Gobiernos y dos veces presidente del Parlamento. Durante esas dos legislaturas se enfrentó a la coalición del primer ministro Benjamín Netanyahu y al sector más nacionalista del Likud e Israel Beitenu. Así se formó como una figura polémica, con amigos en los sectores de izquierda que aplaudieron su determinación para evitar leyes antidemocráticas y lo han calificado como un gran demócrata. Hoy es el político de la derecha nacionalista que más apoyos tiene entre los diputados árabes y de izquierda de Israel. “Ya no soy un hombre de un partido sino des todo. El presidente de todo el pueblo", afirmó Rivlin en la Knesset antes de agradecer a quienes lo eligieron.

De esos años en el Parlamento el nuevo presidente trae una pésima relación con los nacionalistas duros. Netanyahu, que fue uno de los grandes protagonistas de estas elecciones, buscó por todos los medios un candidato que sirviera como alternativa a candidato que venciera a Rivlin. El ministro de Exteriores Avigdor Lieberman tampoco lo tiene entre sus afectos: “Votaré a cualquiera menos a Rivlin", dijo.
 

 

últimas noticias