Rusia comienza a suministrar gas a separatistas ucranianos

La compañía Gazprom lo suministrará, como “ayuda humanitaria”, a las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

AFPEl presidente ruso, Vladimir Putin.

Un día después de que los separatistas prorrusos obtuvieran una victoria estratégica en Ucrania, al obligar al ejército oficial a abandonar la ciudad de Debáltsevo, un centro neurálgico para los transportes del país, el gobierno ruso comenzó a suministrarles gas como “ayuda humanitaria” en sus bastiones más importantes: las autoproclamadas repúblicas populares de Donetsk y Lugansk.

Esta decisión del gobierno ruso llega después de que los separatistas acusaran a Kiev de cortarles el suministro de gas. El primer ministro ruso, Dmitri Medvédev, dio este jueves la correspondiente orden al gigante consorcio gasístico Gazprom, que bombeará 12 millones de metros cúbicos diarios. "Por decisión de las autoridades ucranianas una serie de ciudades no están recibiendo gas. La gente no puede congelarse", dijo Medvédev, cuya portavoz aseguró seguidamente que el suministro tendrá un carácter comercial.

Guennadi Tsipkalov, primer ministro separatista en Lugansk, dijo que "por nuestro territorio pasan dos hilos del gasoducto Moscú-Stávropol. Las necesidades de gas en Lugansk son de 5 millones y las de Donetsk ascienden a 7 millones (de metros cúbicos diarios), sin contar la industria".  Las autoridades separatistas de Lugansk habían levantado este jueves la voz de alarma al advertir que si no recibían en cuestión de horas nuevos suministros de gas, el territorio bajo su control entraría en una "nueva edad de hielo".

La compañía estatal ucraniana Naftogaz explicó que el motivo de la suspensión del bombeo fueron los daños sufridos por el gasoducto durante los combates entre las fuerzas gubernamentales y las milicias prorrusas. "La reanudación del suministro no es posible en estos momentos debido a la continuación de las acciones militares en la región", informó Naftogaz en un comunicado. La compañía se mostró dispuesta a enviar a la zona a los operarios para reparar la red de gas en cuanto cesen las hostilidades.

El gobierno central de Kiev, por su parte, anunció que no pagará el gas que Gazprom empezó a distribuir a las regiones bajo control de los separatistas. Fue el presidente ejecutivo de Naftogaz, Andri Kobolev, quien anunció que su compañía "no pagará, ya que no podemos controlar cuánto gas se enviará a estos territorios, ni cuál será su uso”.

Con la ayuda rusa, las autoproclamadas repúblicas populares podrían empezar a dejar de ser dependientes energéticamente de Ucrania y, en cambio, pasar a depender de Rusia. Una jugada que, desde la óptica de un Occidente que acusa a Putin de armar y financiar la causa separatista, se puede ver como otro avance en esa estrategia de Moscú.

Temas relacionados