'A Santos le entró un fresco'

Luis Vicente León, presidente de la encuestadora Datanálisis, evalúa los resultados de las elecciones en su país y afirma que son positivos para el proceso de paz con las Farc.

Así reportaron los diarios venezolanos el triunfo de Hugo Chávez.  / AFP
Así reportaron los diarios venezolanos el triunfo de Hugo Chávez. / AFP

Luis Vicente León es el presidente de Datanálisis, la encuestadora más certera de Venezuela de cara a la campaña electoral que acaba de terminar con una contundente victoria de Hugo Chávez. La diferencia de alrededor de 10 puntos porcentuales fue la misma que la firma lanzó el 25 de septiembre, a dos semanas de las votaciones.

Léon dice que sólo hace su trabajo y que no incurre en el rol político que asumen un buen número de firmas que se aventuran a lanzar pronósticos apresurados o manipulados. En su faceta de analista, el presidente de Datanálisis conversó con El Espectador acerca de la situación política en Venezuela tras la victoria de Chávez.

¿Cómo está el ambiente político en Venezuela hoy?

Una parte del país está de fiesta y otra parte, en duelo. Esa es la democracia. Pero la gente está tranquila, con la aceptación completa de los resultados. En términos generales, el país acepta lo que ocurrió. El proceso electoral fue pulcro y con el conteo de los votos resultó evidente que Chávez ganó.

Henrique Capriles obtuvo cerca de 6’400.000 votos. ¿Es una nueva etapa de la oposición?

Hay dos cosas distintas. Una es la oposición y la otra, Henrique Capriles encabezando esa oposición, porque no necesariamente tienen que estar juntas. Yo creo sin duda que la oposición, luego del guayabo de la derrota, sale fortalecida. Lo único que crece es la oposición; Chávez se mantiene. En los últimos años hemos visto cómo los líderes opositores que estaban en las calles perdían y desaparecían, pero en el caso particular de Capriles, la oposición nunca había tenido una conexión tan emocional con quien la representaba. Capriles construyó sin duda un liderazgo que generaba pasión y eso es algo que tiene que cobrar. Capriles tiene abierto el futuro para representar los intereses de toda la oposición.

Después de los ánimos exaltados de la campaña en un país tan polarizado, ¿cree que pueda venir una nueva etapa de trabajo conjunto entre Gobierno y oposición?

No es el estilo de Chávez respetar al adversario. Dice que va a ser conciliador, que le gustaría trabajar en conjunto, pero en la práctica eso no ocurre. Ahora que vienen elecciones de gobernadores en diciembre, estoy seguro de que va a haber un Chávez agresivo, buscando una estocada final para la oposición. Él ve la política como una batalla, es militarista.

Además de mostrarse dispuesto a trabajar con la oposición, Chávez apuesta ahora a mejorar las relaciones con Estados Unidos...

Eso es mucho más posible. Para su nuevo gobierno podría ser útil reactivar ciertos puntos de las relaciones. El ataque a los Estados Unidos como estrategia política no es necesariamente conveniente en materia económica. Es algo que posiblemente Chávez esté interesado en recomponer, como sucedió con Colombia, a pesar de que en el gobierno Uribe, Juan Manuel Santos era visto como el enemigo número uno de Chávez. Ahora parece que a Santos le vino un fresco con la elección de Chávez, no porque Capriles fuera un enemigo, sino porque la presencia de Chávez le permite, sobre todo ahora, mantener las negociaciones de paz.

¿Qué viene para Venezuela en los próximos años?

Estoy completamente seguro de que éste no será un tema tan largo. Lo digo porque no creo que el presidente Chávez esté en condiciones físicas para gobernar seis años. Es obvio que Chávez estuvo afectado en la campaña por su salud. Esto podría generar un nuevo debate electoral en Venezuela.

Pero el presidente asegura que está curado...

Chávez logró sacar el cáncer de la campaña. Pero es claro que le sería muy útil ganar las elecciones cuando no se sabe si el proceso de la enfermedad va a durar un año, dos o tres, etc. Está interesado en la continuidad de la revolución. Bien podría lanzar un referendo constitucional en el que quede estipulado que, si el presidente muere, el vicepresidente pueda asumir su cargo inmediatamente y no citar a nuevas consultas. Eso se podría dar antes de los primeros cuatro años de gobierno y con eso garantizaría la continuidad de la revolución.

¿Es positiva la reelección de Chávez para la paz en Colombia?

Es positiva, aunque hay una cosa que Santos debería aprender y es que Chávez es un poco incontrolable. Se puede saber cómo comienzan las negociaciones, pero no cómo van a terminar.

 

últimas noticias