"Yo imito, no ridiculizo a los personajes": Hugo Patiño

hace 1 hora

São Paulo, cerca de no tener agua

La ciudad más grande de Suramérica sufre racionamiento. Los tanques están vacíos.

Un hombre pasea por Atibainha, represa seca por la peor sequía en 80 años. / AFP

La semana pasada llovió en São Paulo con una intensidad que no se había visto este año. El viernes, día en que llovió con más fuerza, la ciudad registró inundaciones, deslizamientos, caída de árboles, cortes de energía y el río principal, Tietê, estaba cerca de desbordarse. Una escena terrible en el pasado, pero hoy, una alegría.

La ciudad más grande de Suramérica, la segunda más grande de América Latina y la quinta más grande del mundo no tiene más agua. Los tres depósitos gigantes que abastecen a 19 millones de personas que viven en la región metropolitana de São Paulo se están secando desde el comienzo del año, cuando la crisis, antes ignoradas por los políticos y los consumidores, llegó a las casas, las tiendas y entidades como hospitales y comisarías. “La situación es delicada”, admitió la ministra de Medio Ambiente, Izabella Teixeira, a El Espectador.

El Estado de São Paulo, cuya capital es la ciudad de São Paulo, cuenta con tres sistemas de abastecimiento de agua: el Guarapiranga, que está cerca de la metrópoli y sólo tiene una presa; el Alto Tietê, que tiene seis embalses, y la más grande, Cantareira, con 19 presas. De ellos, el menos deficiente es el Guarapiranga, que amaneció el pasado sábado con el 32,2% de su capacidad de agua. Es el único que aún no usa la dimensión del “volumen muerto”, que sirve para llevar agua a los hogares. Dicho volumen se compone de dos dimensiones, uno de los cuales ya se ha secado también. El sábado, el sistema Cantareira registró 7,5% de agua ya que representa la segunda cuota de reserva de volumen muerto. El nivel más bajo en la historia de São Paulo. El Alto Tietê, a su vez, tenía 4,2% de su capacidad.

“Llovió fuerte en la ciudad en los últimos tres días, pero la lluvia no tuvo la misma fuerza en los depósitos de agua”, explicó el meteorólogo Andrea Naomi, del Centro de Manejo de Emergencias (CGE ) de São Paulo. En otras palabras, mientras que São Paulo estaba bajo el agua, las presas que necesitaban la lluvia llegaron a nivel de la caída.

En las afueras de São Paulo se corta el agua a las 6 de la tarde y no regresa hasta las 10 del día siguiente. En septiembre Sabesp, empresa estatal que gestiona el suministro de agua en todo el estado, anunció medidas para tratar de reducir los efectos de la sequía: descuento en facturas a los consumidores que reduzcan el uso del agua y la ayuda financiera para aquellos que querían construir pozos colectivos en sus hogares. La semana pasada, la compañía informó que el 53% se redujo, de hecho, el consumo de agua en todo el Estado.

La falta de agua en São Paulo también asumió un carácter político: fue el tema principal de las elecciones para gobernador del estado. Geraldo Alckmin, del centro-derechista Partido de la Social Democracia Brasileña (PSDB), ganó las elecciones y niega que la ciudad viva un racionamiento de agua forzada y descarta que no vaya a tener agua en 2015. Pero especialistas ven el futuro diferente: en marzo ya no habrá agua si no llueve en los próximos meses.

Para el Gobernador del Consejo Mundial del Agua, Newton Azevedo, el problema podría estar resuelto. “Yo diría que fue una tragedia anunciada. Una tragedia que se podría haber mitigado. Por supuesto que tenía una variable que no tenemos control que es que San Pedro hace llover (risas), pero hay cosas que se podrían haber hecho para mitigar el problema”, agregó.