Senado de California aprueba ley que legaliza la eutanasia

23 senadores votaron a favor de la iniciativa frente a 14 que la desaprobaron, principalmente miembros del Partido Republicano y de algunos demócratas que argumentaron razones morales para votar en contra.

Archivo El Espectador

El Senado de California aprobó este jueves la ley SB-128 que legaliza la eutanasia en este estado de EE.UU. para casos de enfermos terminales con una esperanza de vida inferior a seis meses, una controvertida medida que continuará su tramitación ahora en la Asamblea.

La normativa tomó como referencia la legislación vigente en Oregón, que se remonta a 1997, estado que junto con Nuevo México, Vermont y Washington autoriza el suicidio asistido por médicos.

En Nueva York, este tipo de intervención es aceptado de forma más restringida, como cuando el doctor retira el soporte vital a un paciente.

La SB-128 surgió como respuesta al caso de Brittany Maynard, una joven californiana de 29 años que sufría un tipo invasivo de cáncer cerebral y que se mudó a Oregón para poner fin a su vida en 2014.

La iniciativa contó con la oposición del Partido Republicano y de algunos demócratas que argumentaron razones morales para votar en contra, aunque finalmente salió adelante con el apoyo de 23 senadores frente a la negativa de 14.

Los familiares de Maynard estuvieron presentes en la sesión de la Cámara alta californiana.

Los grupos defensores de los derechos de las personas con discapacidad creen que esta normativa puede terminar por perjudicar los derechos de personas en situación de vulnerabilidad, mientras que la Asociación Médica de California ha adoptado una posición más neutral tras oponerse en inicio.

La organización cambió su discurso crítico que consideraba la eutanasia una práctica contraria a la ética profesional para dejar en manos de la conciencia de cada doctor la decisión de si participan en asistir la muerte de un enfermo.

La SB-128 será revisada ahora por la Asamblea de California y, en caso de que obtenga luz verde, acabará encima de la mesa del gobernador Jerry Brown, quien tendría que decidir si firma la resolución para que entre en vigor o la veta.  

Temas relacionados