Sequía deja un cementerio de caimanes en Paraguay