Sigue la pelea en Mercosur

Brasil, Argentina, Uruguay y Paraguay se niegan a que Caracas ejerza la presidencia de la entidad y alertan de su posible retiro. Venezuela sostiene que “pretenden destruir” la integración.

El viceministro de Economía de Paraguay, Rigoberto Gauto, dice que Venezuela no ejerce la secretaría pro témpore de Mercosur, como lo ha venido diciendo ese país.
El viceministro de Economía de Paraguay, Rigoberto Gauto, dice que Venezuela no ejerce la secretaría pro témpore de Mercosur, como lo ha venido diciendo ese país. EFE

Si el divorcio entre el Reino Unido y la Unión Europea ha sido como para alquilar balcón, la pelea entre los miembros del Mercosur ya parece un novelón: el pasado 13 de septiembre, Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay firmaron una declaración conjunta en la que señalaron, vehementes, que Venezuela no puede asumir la presidencia del bloque e incluso amenazaron con su retiro.

Con la excusa de que, según ellos, Venezuela no ha cumplido con el “Protocolo de Adhesión en cuanto a la adopción del acervo normativo vigente del Mercosur” y no “ha adherido al Acuerdo de Alcance Parcial de Complementación Económica Nº 18”, esos cuatro estados pusieron en duda la permanencia de Venezuela y llegaron a darle un ultimátum.

En un comunicado conjunto aseguraron que el 1º de diciembre de 2016 “se analizará nuevamente” si Venezuela ha cumplido o no con sus obligaciones respecto al Protocolo. La persistencia del incumplimiento, dijeron, puede implicar, ni más ni menos, “el cese del ejercicio de los derechos inherentes a la condición de Estado Parte del Mercosur”.

Todo hasta que ellos y Venezuela acuerden “las condiciones para restablecer el ejercicio de sus derechos”. Y, sin decirlo abiertamente, pero dándolo a entender, asumieron la presidencia del bloque, en contra de los intereses de Caracas, que ha dicho que tiene derecho al cargo, el cual, de hecho, asumió unilateralmente el pasado 31 de julio.

Haciendo caso omiso, los otros cuatro países sostuvieron que desde el 13 de septiembre, “por razones de urgencia y a fin de asegurar el funcionamiento del Mercosur, los cuatro Estados Partes signatarios del Tratado de Asunción definirán los cursos de acción y adoptarán las decisiones necesarias en materia económica y comercial y otras materias esenciales”.

La respuesta de Venezuela no se hizo esperar. La canciller de ese país, Delcy Rodríguez, sostuvo, a través de su cuenta de Twitter, que “esta Declaración de la Triple Alianza del gobierno de Argentina, Paraguay y, de facto, de Brasil, vulnera la legalidad de la organización”, repitiendo las palabras del presidente venezolano, Nicolás Maduro, quien ha comparado el incidente con la guerra de la Triple Alianza del siglo XIX, en la que Uruguay, Brasil y Argentina acabaron con Paraguay, con el apoyo de Inglaterra.

En Mercosur, dijo Rodríguez, “las decisiones se adoptan por consenso y respetando las normas de funcionamiento. No permitiremos violaciones a los tratados. Pretender destruir Mercosur mediante artimañas antijurídicas es reflejo de la intolerancia política y la desesperación de (los) burócratas”.

La advertencia de Argentina, Brasil, Paraguay y Uruguay fue aplaudida por el secretario general de la Organización de Estados Americanos, Luis Almagro, que se ha convertido en uno de los principales enemigos del chavismo a nivel internacional. “Saludamos la decisión de Mercosur sobre Venezuela, debido a que va de conformidad con los derechos y principios democráticos”, dijo por medio de su cuenta de Twitter.

De esta forma, mientras Maduro se enfrenta en Venezuela a la polarización y a la posibilidad de un referendo revocatorio en su contra, más allá de sus fronteras corre el riesgo de ser retirado de un bloque al que se unió en 2006, cuando las condiciones políticas en América Latina eran muy diferentes. En ese momento, en Brasil y Argentina había dos gobiernos de izquierda que apoyaban a Caracas.

Sin embargo, con el retiro de Dilma Rousseff de la Presidencia de Brasil y con la llegada de Mauricio Macri a la Casa Rosada, el panorama es, actualmente, muy diferente. La crisis en Venezuela promete poner en vilo a Mercosur. ¿Será que Venezuela protagonizará el Brexit latinoamericano? El próximo round será el 1º de diciembre. Puede que sea antes.