Siguen las hostilidades en Gaza

Las operaciones militares continúan en Gaza luego de un intento de imponer un alto al fuego de 24 horas con fines humanitarios.

Cada bando llamó en momentos separados a una tregua momentánea y, tanto Israel como Hamás, rechazaron la propuesta del otro.

El presente conflicto en Gaza entra así a su tercera semana de duración, tiempo en el cual han muerto más de mil palestinos, así como 45 israelíes, en promedio; la mayoría de las bajas en el lado israelí son soldados, y civiles en el palestino.

Bajo el auspicio de las Naciones Unidas, Israel aceptó extender el sábado un alto al fuego provisional de 12 horas que había sido puesto en efecto el viernes. La propuesta, sin embargo, fue rechazada por Hamás, organización que aseguró que no cumplía sus demandas, como la salida de las tropas israelíes de la Franja de Gaza.

Sin embargo, el grupo militante ofreció el domingo comenzar una tregua de 24 horas, con miras a la celebración de Eid al-Fitr, una de las fechas más importantes en el calendario musulmán, que marca el fin del mes del Ramadán. La tregua de Hamás, según un comunicado de la organización, debía empezar a las 2:00 p.m. (tiempo de Gaza), pero varios reportes indicaron que después de este momento continuó la salida de cohetes hacia territorio de Israel.

Este hecho motivó al primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, a asegurar que Hamás “violó su propio cese al fuego”. En la mañana del domingo, las fuerzas israelíes aseguraron que retomaban sus operaciones aéreas, terrestres y marítimas. Con todo, la intensidad de las hostilidades bajó un poco de nivel, aunque un cese al fuego permanente en el futuro más inmediato parecía improbable luego del fracaso de la gestión más reciente del secretario de Estado norteamericano, John Kerry, quien regresó a Washington durante el fin de semana.

De acuerdo con un reporte de la BBC, un portavoz de la Policía israelí aseguró que los responsables de haber secuestrado y asesinado a tres jóvenes judíos (episodio que antecedió al asesinato de un joven palestino) no actuaron bajo las órdenes de la cúpula de Hamás, aunque sí hacen parte de una célula afiliada al movimiento.