Sin elementos para señalar nexos de la presidenta de Costa Rica con ilícitos

Sin embargo, el fiscal de ese país abrió investigación penal porque Laura Chinchilla salió del país sin pedir permiso a la Asamblea.

Crece en Costa Rica la polémica por el viaje de la presidenta Laura Chinchilla en un avión de un aparente testaferro del narcotraficante alias Chupeta. El fiscal general de ese país, Jorge Echevarría Guzmán, dijo que ya se han adelantado las investigaciones para tratar de aclarar las irregularidades en el alquiler del jet.

“La presidenta Laura Chinchilla debía cumplir con un compromiso privado en Perú, y luego en Venezuela, su personal de apoyo habló con gente relacionada con ese señor (Gabriel Ricardo Morales Fallón) y consiguen el avión, ahí hay falla en seguridad, porque la gente de protocolo no pasa los nombres y la placa del avión a los encargados de la seguridad de Presidencia”, explica el fiscal.

Aunque Costa Rica no cuenta con un avión oficial y se debe recurrir al alquiler o préstamo de mandatarios regionales, los hechos tienen un agravante y es que no se pagó un peso por el arrendamiento del jet que hoy suscita la controversia

Aunque el fiscal es consciente que Gabriel Morales Fallón no tiene acusaciones, procesos, ni pruebas de posible testaferrato al narcotráfico “hay una sospecha fundada, según información de las autoridades colombianas desde 2011, que lavó dinero de alias Chupeta (…) Lo que se conoce es que ha negociado con las autoridades de Estados Unidos.

Lo único que sabemos concretamente de él es que tiene su lugar de residencia acá, tiene cédula de nuestro país porque se casó con una costarricense, pero no sé si ahora está en el país”, agregó en entrevista con Blu Radio. Explicó que la investigación o detención de Morales depende de las investigaciones que adelanten las autoridades colombianas. (Escuche la entrevista)

Las autoridades costarricenses iniciaron una investigación a todas las personas que aparecen relacionadas con el alquiler, de manera gratuita, del jet que transportó a la mandataria, todo ello para “evitar la penetración de cualquier actividad ilegal en nuestras instituciones”. Sin embargo, el fiscal dijo que no hay ningún elemento que pueda señalar que la presidenta de Costa Rica tenga alguna relación con actividades ilícitas.

Al preguntarle por la salida del ministro de Comunicación y hombre clave del gobierno, Francisco Chacón, por ser la persona que contactó al presunto testaferro de alias 'Chupeta' indicó que se maneja una hipótesis y es que a él lo engañaron. “Este señor Morales Fallón se presentó con un nombre falso (Gabriel O'Falan) y tarjeta de presentación falsa, y Chacón cayó y aceptó el préstamo. Luego se dio cuenta de quién se trataba porque un periodista se lo indicó”.