Sindicatos turcos convocan huelga en apoyo a las protestas

Miles de personas han sido detenidas en los cinco días de protestas antigubernamentales, que han dejado ya dos muertos y unos 2.000 heridos.

Un policía antidisturbios forcejea con una manifestante durante una de las revueltas que sacuden Turquía desde el viernes pasado. / EFE
Un policía antidisturbios forcejea con una manifestante durante una de las revueltas que sacuden Turquía desde el viernes pasado. / EFE

Dos confederaciones de sindicatos y dos colegios oficiales turcos han convocado para este miércoles una huelga de 24 horas, en apoyo a las protestas que desde el viernes pasado se registran en todo el país contra la actitud autoritaria del primer ministro, Recep Tayyip Erdogan.

Los convocantes son la Confederación de los Sindicatos de Trabajadores Públicos (KESK), la Confederación de los Sindicatos Revolucionarios de Trabajadores (DISK), el Colegio Oficial de Médicos de Turquía (TTB) y la Unión de Colegios Oficiales de Ingenieros y Arquitectos (TMMOB), que en una declaración conjunta instan al paro y especifican cuatro reivindicaciones.

Una de ellas es que el Gobierno emita una declaración oficial para garantizar que el parque Gezi, situado en el centro de Estambul, se respetará como espacio verde en lugar de convertirse en un centro comercial.

Exigen, además, que se investiguen los casos de violencia contra los manifestantes, que sus responsables dimitan de sus cargos y que se prohíba el uso de gas pimienta.

En tercer lugar, precisan en el comunicado, los miles de detenidos en toda Turquía deben ser puestos en libertad de forma incondicional y sin cargos y las autoridades tendrán que disculparse ante ellos.

Y finalmente la huelga está destinada a lograr que se ponga fin a la prohibición de reuniones pacíficas en las plazas más emblemáticas del país, como la de Taksim, en Estambul.

Las cuatro organizaciones sindicales subrayan en la nota que estas demandas son muy claras y legítimas, mientras que la violencia contra las mismas es ilegítima.

"Como dijo Erdogan, los gobiernos que usan la violencia contra sus propios pueblos pierden su legitimidad", destacan los sindicalistas.

Miles de personas han sido detenidas en los últimos cinco días de protestas antigubernamentales, que han dejado ya dos muertos y unos 2.000 heridos.