La SIP culpa al gobierno venezolano por el cierre de diarios en Venezuela

"Es sorprendente que por la irresponsabilidad del gobierno se silencien medios de comunicación", dijeron los directivos de esta entidad.

Un manifestante en una protesta contra el gobierno venezolano. AFP

La libertad de expresión en Venezuela vive un momento crítico. Y no se trata solo de la persecución por parte del gobierno de Nicolás Maduro, sino, a su vez, de la forma en la que este ha asfixiado a los diarios venezolanos, obligándolos a cerrar. La semana pasada, tres medios del Estado Zulia, en la frontera con Colombia, han tenido que dejar de imprimir por la falta de papel. Y un cuarto, Versión Final, redujo su paginaje de 40 a 24. Por ello, la Sociedad Interamericana de Prensa, SIP, culpó al gobierno venezolano por el cierre de estos medios. 

La crisis se debe, sobre todo, a las numerosas exigencias impuestas por el gobierno para la entrega de divisas necesarias para la importación de papel y por el manejo del papel, por parte del Complejo Editorial Alfredo Maneiro, una entidad estatal que decide cuánto y a quién se le vende la materia prima. "Es sorprendente que por la irresponsabilidad del gobierno se silencien medios de comunicación coartando así el derecho de la población a saber y a estar informada, precisamente en momentos en que existe un diálogo con la oposición, un asunto trascendental para el futuro del país", dijeron el presidente de la SIP, Matt Sanders y el presidente de la Comisión de Libertad de Prensa e Información de la organización, Roberto Rock.

Y es que, de acuerdo con el Instituto Prensa y Sociedad Venezuela, entre agosto de 2013 y noviembre de 2016, al menos 49 medios impresos en 16 estados del país denunciaron dificultades para adquirir papel. 14 de ellos han dejado de circular. Desde marzo, IPYS Venezuela había alertado que la negativa, por parte del gobierno, de entregar "divisas para la importación y la venta de papel periódico violan el derecho que tienen los ciudadanos de estar informados y de hacer uso de los medios de información para canalizar públicamente sus denuncias. Preocupa la falta de voluntad política para resolver la problemática que afecta a los impresos venezolanos, así como también que éstos no puedan cumplir con la labor de informar los asuntos de interés público y que los que allí laboran sientan temor ante la posible pérdida de sus empleos". 

Sanders y Rock denunciaron que las restricciones a la circulación de los medios violan el derecho a la libertad de expresión, según lo consignan la Declaración de Chapultepec y la Declaración de Principios sobre la Libertad de Expresión de la Comisión Interamericana de Derechos Humanos y lamentaron que esto se presente "precisamente en momentos en que existe un diálogo con la oposición, un asunto trascendental para el futuro del país". Venezuela trata de salir de la crisis en la que se encuentra tras la decisión del Consejo Nacional Electoral de suspender la convocatoria a un referendo revocatorio en contra de Nicolás Maduro. 

 

últimas noticias