Siria: 12 muertos por represión la víspera de nuevas manifestaciones

La prensa oficial siria no comentó la muerte del dirigente libio derrocado Muamar Gadafi, capturado y ultimado tras ocho meses de insurrección.

Doce personas murieron el sábado en Siria en la represión de las protestas y en enfrentamientos entre militares y presuntos desertores, la víspera de nuevas manifestaciones con las que se reclama la caída del régimen de Bashar al Asad.

La prensa oficial siria no comentó la muerte del dirigente libio derrocado Muamar Gadafi, capturado y ultimado tras ocho meses de insurrección, pero los militantes sirios que reclaman un cambio de régimen la festejaron y convocaron a protestas el domingo detrás del lema: "Es tu turno", en alusión al presidente sirio.

En paralelo, Irán se desmarcó este sábado de su línea y condenó por primera vez "los muertos y las matanzas en Siria", su principal aliado en la región, declaró el presidente iraní Mahmud Ahmadinejad en una entrevista al canal estadounidense CNN.

Teherán está muy preocupado ante el riesgo de que el régimen del presidente Bashar Al Asad caiga como consecuencia de una revuelta popular, como ha sucedido ya en Túnez, Egipto y Libia, por lo que Ahmadinejad reclamó "diálogo" a todas las partes.

Esta declaración se produce cuando Turquía, otro antiguo aliado de Asad, cortó los lazos con las autoridades sirias e insistió para que Teherán modificara su respaldo al régimen de Damasco.

En el terreno 12 personas murieron en la represión de las protestas y los enfrentamientos armados que se multiplicaron entre las fuerzas de seguridad y los desertores del ejército, según las organizaciones sirias de defensa de los derechos humanos.

Nueve personas murieron en Homs, foco muy activo de las protestas a 160 km al norte de Damasco, indicó el Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH), con sede en Gran Bretaña, en un comunicado.

Entre ellas, cinco civiles murieron en operaciones de registro y por los disparos de francotiradores y otro, herido durante la noche, murió. Tres militares murieron por disparos de hombres armados que podrían ser desertores, precisó la organización.

En la región de Idleb (noroeste) un civil murió en enfrentamientos entre miembros del ejército sirio y hombres armados, "probablemente desertores", y un militar que no estaba en servicio murió por disparos de un francotirador, anunció el OSDH.

En Deraa (sur), un civil murió por disparos de las fuerzas de seguridad que dispersaban una manifestación.

Al alba, cerca de 5.000 miembros de las fuerzas armadas sirias tomaron por asalto las localidades de Zamalka, Hamurie, Kafar, Batna, Saqba, Erbin y Harasta, en la periferia de Damasco, y detuvieron "a decenas de habitantes", según el OSDH.

Las fuerzas de seguridad sirias mataron la víspera a al menos a 19 civiles, la mayoría de ellos en Homs (centro), donde la oposición llamó a manifestarse, como cada viernes, contra el régimen de Bashar al Asad.