Siria, el final del juego

La caída de la cúpula de seguridad de Bashar al Asad hizo ver al régimen vulnerable. ¿Qué podría pasar si el presidente finalmente cae?

La situación en Siria es cada vez más compleja y, como lo mencionó el secretario de Defensa de Estados Unidos, Leon Panetta, “fuera de todo control”. El asesinato el día de ayer de la cúpula de seguridad del presidente Al Asad y los combates que desde hace días se libran en varios barrios de la capital, Damasco, demuestran que los rebeldes se han hecho más fuertes, que el régimen se está resquebrajando, que es vulnerable y que puede ser vencido.

Ante la inacción de la comunidad internacional en estos 16 meses que lleva el levantamiento y los más de 17.000 muertos, cabe preguntarse cuáles son los posibles escenarios una vez Al Asad finalmente caiga, ya sea renunciando, huyendo o en un cajón. Es importante mencionar que la caída no es inminente, pues el presidente tiene aún mucho poder de fuego para utilizar contra sus oponentes, incluido el mayor arsenal químico y biológico de Oriente Medio. Arsenal que, de caer Al Asad, podría ser destruido por Israel en una de sus ya conocidas operaciones de este tipo.

Tampoco es descartable en este momento una intervención militar de la OTAN en caso de que la violencia del régimen escale a niveles intolerables.

Incertidumbre es lo único que hay, y si algo ha demostrado la situación en Siria es el límite de académicos, políticos y diplomáticos para predecir situaciones de explosión social, las cuales poseen una dinámica propia.

En este momento ya no hay posibilidad de compromiso entre las partes en lo que se ha tornado en una guerra hasta el final. El Ejército de Liberación Sirio y los otros grupos de oposición van a heredar un país destruido, no sólo en su infraestructura, sino en su tejido social, con una profunda fragmentación entre los alauitas de Al Asad y la mayoría sunita, con cristianos, drusos y kurdos temerosos de lo que vendría si el presidente se va.

¿Quiénes tomarían las riendas del poder en Damasco y qué tipo de régimen surgiría? Imposible predecir. Los Hermanos Musulmanes son quizás el grupo más fuerte y mejor organizado, pero tendría que hacer alianzas con liberales, nacionalistas árabes laicos y radicales islamistas. Es posible que los alauitas se hagan fuertes en su zona en la región noroccidental del país.

Siria está ubicada en un vecindario de alta sensibilidad geopolítica. La caída de Al Asad sería un gran golpe para su aliado libanés Hezbolá y su patrón iraní. Significaría el triunfo de Arabia Saudita en su conflicto regional con Irán y aislaría al régimen chií en Irak.

Entre tanto, en Nueva York, el Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas sigue sin ponerse de acuerdo en una línea de acción frente a la crisis. La están determinando los sirios a sangre y fuego, con la diplomacia en la gradería.

 

últimas noticias