Siria: se calientan las fronteras

Mientras el régimen sirio trata de recuperar los puestos de control fronterizo que fueron tomados por rebeldes la semana pasada, los vecinos del mandatario Bashar al Asad se preparan para su caída.

Sangrientos combates se libran en Damasco y Alepo, en la llamada ‘batalla final’ para la liberación de Siria.

En la frontera occidental, tropas oficiales ingresaron y bombardearon una porción de territorio libanés. No es la primera vez que lo hacen desde que comenzaron los enfrentamientos. De hecho, la situación de seguridad en el Líbano se ha deteriorado en los últimos meses, en los que ha habido secuestros, ataques de las fuerzas sirias y enfrentamientos armados en la ciudad septentrional libanesa de Trípoli.

Israel, que comparte fronteras con Líbano y Siria, aseguró a través de su ministro de Defensa, Ehud Barak, que no aceptará la transferencia de “armamento avanzado” de Siria a Líbano. Barak señaló que el régimen de Al Asad “se ha ido derrumbando” y que “los únicos que le siguen ayudando son Irán y Hizbulá (la milicia y partido político chiita libanés), que conocemos demasiado por sus acciones terroristas”. Añadió que Hizbulá podría aprovecharse del caos en Siria para obtener armamento no convencional, principalmente armas químicas.

En la frontera con Turquía, en el norte del país, los rebeldes se tomaron el puente fronterizo de Bab al Sam, un punto clave para el tráfico comercial. El gobierno turco, que ha asilado dirigentes del ejército opositor sirio y a miles que tuvieron que huir de la violencia en ese país, está desplazando a la frontera una importante cantidad de baterías de misiles y vehículos blindados.

En Irak la situación no es menos tensa. Tras cruentos combates, el Ejército sirio recuperó el control del paso fronterizo de Al Yarbia. Sin embargo, los insurgentes aún controlan al menos otros dos importantes pasos fronterizos. Se sospecha que el flujo de miembros de Al Qaeda de Irak hacia Siria se viene incrementando con la descomposición del régimen.

En el interior del país se recrudece la violencia. Cerca de 40 personas murieron mientras las fuerzas oficiales intentan impedir la toma de puntos estratégicos por parte de los rebeldes. La oposición anunció que cerca de dos mil soldados sirios han desertado después del asesinato del ministro de Defensa.

 

últimas noticias