Sobrevivir en un “hospital de guerra” de Caracas, la crisis médica venezolana