'Somos plenamente afines a la Alianza del Pacífico'

En la cumbre de la Alianza del Pacífico que se realizará este fin de semana en Cartagena, Costa Rica firmará una hoja de ruta para definir su adhesión al bloque.

El canciller de Costa Rica, Enrique Castillo, reitera que su país demandará este año a Nicaragua ante la CIJ. / EFE

Costa Rica está a punto de incorporarse plenamente a la Alianza del Pacífico: sólo le falta ratificar su tratado de libre comercio con Colombia para cumplir todos los requerimientos. En la cumbre de la Alianza que se celebrará en Cartagena, el gobierno costarricense firmará un compromiso recíproco para reiterar que está en la recta final hacia la membresía plena. Desde San José de Costa Rica, el canciller Enrique Castillo dice a El Espectador que su país comparte la orientación económica y política de los países que conforman el bloque. Además habla de otra afinidad que tiene con Colombia: los diferendos marítimos con Nicaragua.

¿Por qué a Costa Rica le interesa incorporarse a la Alianza del Pacífico?

Porque los postulados y los objetivos de la Alianza coinciden plenamente con los de Costa Rica. En los últimos años, este país ha tornado su atención a la región de Asia Pacífico en busca de desarrollar nuevas oportunidades de comercio e inversión. Hemos trabajado en procesos objetivos y hemos ido instalando poco a poco embajadas en algunos de los países importantes de esa región. Recientemente hice una gira a Singapur, Tailandia, Vietnam e Indonesia. Hablamos con esos países del mutuo interés que tenemos en estrechar nuestras relaciones tanto políticas como comerciales.

De manera que esa orientación de la Alianza del Pacífico concuerda perfectamente en lo externo con nuestros intereses. Y también en lo interno, porque ya hemos tenido décadas de apertura comercial y hemos venido concluyendo tratados bilaterales de libre comercio con varios países o tratados de asociación, que son todavía más completos.

¿Qué falta para que Costa Rica entre a la Alianza?

Cuando nos acercamos a la Alianza ya teníamos algo avanzado, ya teníamos tratados con Perú, México y Chile; nada más nos faltaba ratificar el de Perú y concluir el de Colombia. Ahora el de Colombia es el único que está pendiente de ratificación. Falta ese detalle para convertirnos en miembros plenos de la Alianza, pero ya estamos más allá de ser un candidato.

¿Qué le puede ofrecer Costa Rica a la Alianza del Pacífico?

Aunque Costa Rica es un mercado pequeño, es un productor importante de alta tecnología. Es uno de los países en el continente que más exportan tecnología y tiene una industria liviana muy desarrollada. Puede haber buena complementariedad con los otros miembros de la Alianza. Eso en lo comercial. Pero la Alianza tiene otros puntos de convergencia en educación, migración, tránsito de personas y bienes, cosas consustanciales a las necesidades de un desarrollo sostenible, como una política ambiental amigable. Costa Rica puede aportar mucho en ese campo. Y en lo político, los cuatro miembros actuales tienen sistemas similares, un Estado de derecho, y hay también gran afinidad en ese aspecto.

¿Costa Rica tiene claro el impacto que puede traer abrir sus políticas migratorias para recibir ciudadanos de estados miembros de la Alianza?

Costra Rica políticamente tiene voluntad de hacerlo. Las aprensiones que puede tener cualquiera de los miembros sobre migraciones pueden mitigarse con el intercambio de información y de tecnologías. En eso está trabajando la Alianza. Algunos de los miembros actuales están tratando de coordinar el intercambio de información para controlar la inmigración ilegal o el tránsito de personas indeseables de un país a otro. Las visas pueden ser sustituidas por un control preventivo, con base en buena información y comunicación.

Costa Rica piensa demandar a Nicaragua este año ante la Corte Internacional de Justicia...

Desde el año pasado habíamos anunciado la determinación de demandar a Nicaragua, en vista de que se ha negado a tener negociaciones con Costa Rica para el establecimiento de límites marítimos. En 2005 había dos comisiones en un grupo binacional que trabajaban en eso, pero ellos (los nicaragüenses) se retiraron de las negociaciones el año pasado. Envié una nota oficial a Nicaragua proponiéndoles que hiciéramos una solicitud conjunta a la ONU para que la Comisión del Mar fijara temporalmente unos límites mientras negociábamos, pero se negaron. En vista de la negativa, y ante el silencio y la falta de diálogo, no nos queda otra alternativa que pedir a la CIJ que establezca los límites, sobre todo porque Nicaragua está sacando ventaja en medio de esta incertidumbre para ofrecer bloques petroleros en territorio costarricense, como si fueran nicaragüenses.

Hace unos meses la CIJ emitió medidas cautelares ordenando a Nicaragua detener las labores de dragado y retirarse de un área en el fronterizo río San Juan. ¿Managua las ha implementado?

La evidencia que tenemos es que están cumpliendo, que hicieron una reparación en la playa cuando ya estaban a punto de desviar el San Juan hacia el Atlántico, por una vía que ellos cavaron. Hicieron ese trabajo de cerrar la zanja en la playa, pero estuvieron a punto de desviar el río. La evidencia que tenemos es que sí se han retirado de la zona, por primera vez en tres años después de que la CIJ se los ordenó la primera vez en marzo de 2011. Nos enfilamos a que, con tranquilidad, ambos países nos encaminemos hacia la recta final del litigio que tenemos ante la corte, que podría acabar en 2015.

Hace poco, la CIJ negó una solicitud de medidas cautelares que hizo Nicaragua contra Costa Rica.

Las rechazó porque eran infundadas. A pesar de que había hecho una gran campaña internacional difamatoria, acusando a Costa Rica de un “gravísimo crimen ecológico”, porque supuestamente Costa Rica estaba dañando el río San Juan con la construcción de una ruta en territorio costarricense, Nicaragua no fue capaz de demostrar en la corte los daños, por lo que el tribunal encontró insustanciales sus peticiones y las desechó.

últimas noticias