¿Cómo responder a los retos en materia de medio ambiente y desarrollo sostenible?

hace 44 mins

Sospechoso del atentado en Boston es interrogado en el hospital

Djokhar Tsarnaev estaría intubado pero consciente, lo que podría permitirle a las autoridades anunciarle oficialmente los cargos en su contra.

Una semana después del atentado que tiñó de sangre el maratón de Boston, los habitantes de la ciudad recuperaban el lunes cierta normalidad mientras la policía iniciaba el interrogatorio del único sospechoso con vida, Djokhar Tsarnaev, quien respondía desde su cama del hospital con escritos "esporádicos".

Después de una semana de terror por los ataques y la espectacular caza al hombre lanzada posteriormente por la policía, quién pidió a la población que no saliera de sus casas, los bostonianos reanudaban sus actividades este lunes.

"Estamos contentos de retomar nuestro empleo normalmente (...) la vida debe retomar su curso", confió a la AFP Halle Kyne, un padre de familia que acompañaba a su hija de 12 años a la Boston Latin School, situada cerca del lugar de las explosiones.

En este centro escolar, como en todos los de la ciudad, los padres estaban invitados a una reunión para ayudarlos a explicar a sus hijos lo sucedido.

Pero en el barrio de Back Bay, donde ocurrieron los ataques que causaron tres muertos y más de 180 heridos, permanecían cerradas seis calles.

En Bolyston Street, el lugar en el que se situaba la línea de meta, los investigadores continuaban la búsqueda de pruebas. Comercios y restaurantes estaban cerrados y los habitantes de varios edificios seguían evacuados.

A las 14H50, a la hora precisa de la primera explosión, se observará un minuto de silencio en toda la ciudad. "Este momento de silencio le ofrecerá a cada uno un momento tranquilo para reflexionar sobre lo que pasó esta semana y acordarse de los que perdieron la vida o la vieron alterada para siempre", declaró el alcalde de Boston, Thomas Menino, en un comunicado.

Las campanas de las iglesias de todo el estado de Massachusetts repicarán justo después.

"Cinco meses y trece días" en Daguestán en el 2012

Pero mientras se recupera la normalidad, siguen pendientes muchos interrogantes sobre las motivaciones de los dos hermanos Tsarnaev, de 26 y 19 años, para cometer el atentado.

Tamerlan, abatido en la noche del jueves al viernes mientras escapaba de la policía, pasó seis meses en Daguestán y Chechenia en 2012. ¿Se convirtió entonces en un extremista islámico capaz de cometer asesinatos? ¿O fue una revancha social de personas de origen extranjero que se sintieron frustradas tras más de diez años de residencia en Estados Unidos? ¿El menor de los hermanos, sufrió la influencia perniciosa del mayor a pesar de una integración aparentemente lograda?

Djokhar Tsarnaev permanecía este lunes en el hospital y en "estado grave", según anunció el FBI sin más precisiones en un comunicado publicado a petición del hospital Beth Israel Deaconess.

Según varios medios de comunicación, el joven estaría intubado pero consciente, lo que podría permitirle a las autoridades anunciarle oficialmente los cargos en su contra.

El sospechoso tendría una herida que podría indicar un intento de suicidio. Esta situación le impediría el habla, aunque según los medios estadounidenses habría empezado a comunicarse con los policías antiterroristas por medio de escritos "esporádicos".

Los expertos en interrogatorios quieren saber si tenían cómplices o planeaban otros atentados.

El jefe de la policía de Boston, Ed Davis, recordó que los sospechosos tenían en su poder otras tres bombas artesanales durante su enfrentamiento con la policía el jueves. También disponían de pistolas y granadas, entre las cuales un fusil de asalto M-4 hallado en la lancha en la que se escondió Djokhar Tsarnaev, según el New York Times.

La investigación se centra ahora en los interrogatorios de allegados de los sospechosos, testimonios, análisis de cuentas telefónicas, bancarias, así como el análisis de las computadoras. Las pesquisas se iniciaron con el análisis de cientos de fotos e imágenes de los espectadores del maratón de Boston