Sospechosos del secuestro de tres mujeres durante 10 años son interrogados por la policía

Los investigadores del secuestro hallaron cadenas y cuerdas en la casa donde permanecieron cautivas las tres mujeres.

EFE

La policía interrogaba este miércoles, previo a su inculpación ante un juez, a los tres hermanos de origen hispano sospechosos de haber mantenido cautivas durante unos diez años a tres mujeres, secuestradas cuando eran adolescentes en Cleveland, Ohio, norte de Estados Unidos.

Los investigadores del secuestro hallaron cadenas y cuerdas en la casa donde permanecieron cautivas las tres mujeres durante una década, dijo Michael McGrath, jefe de policía de Cleveland a la cadena NBC. "Tenemos confirmación de que estuvieron atadas y había cadenas y cuerdas en el hall" de la casa, dijo McGrath.

Las tres mujeres fueron liberadas la noche del lunes y tres hermanos de origen puertorriqueño fueron arrestados como sospechosos de los secuestros. Desde un lugar cercano a la escena del crimen, McGrath dijo que las víctimas y los hermanos estaban siendo interrogados y probablemente éstos sean procesados durante la jornada.

Amanda Berry, quien permaneció secuestrada durante 10 años junto a otras dos mujeres, volvió con su familia este miércoles, constató horas después un periodista de la AFP.

Su hermana, Beth Serrano, agradeció "a la opinión pública y a los medios por su apoyo y coraje a través de los años. Ahora nuestra familia querría privacidad para que mi hermana, mi sobrina y yo podamos tener tiempo para recuperarnos".

McGrath señaló que hasta que se termine de interrogar a las tres mujeres no será posible dar detalles de cómo fueron tratadas y no confirmó versiones de que las cautivas tuvieron múltiples embarazos.

Salían de la casa "muy esporádicamente", dijo el jefe de policía. "Salían al jardín trasero una vez cada tanto, creo. Su estado de salud es bueno, considerando las circunstancias", agregó. "Hoy estamos interrogando a los sospechosos que fueron arrestados aquí antenoche. Están hablando", precisó.

Los detenidos son los hermanos Ariel, Oneil y Pedro Castro, de 52, 50 y 54 años, respectivamente. Ariel es el dueño de la casa donde fueron halladas las tres mujeres; sus dos hermanos vivían en otro lugar, dijo la policía sin dar más detalles. McGrath insistió en que confía "absolutamente" en que la policía no perdió oportunidad en los pasados diez años para tratar de encontrar a las jóvenes o identificar a los responsables de su desaparición.

Los tres hermanos fueron arrestados luego de que una de las cautivas lograra alertar a un vecino, que derribó la puerta para liberarla. La policía respondió a su llamado a la línea de emergencia 911 y encontró a las otras dos mujeres en la modesta vivienda, cuyo porche estaba adornado con las banderas de Estados Unidos y Puerto Rico.

Amanda Berry, de 27 años, Gina DeJesus, de 23, y Michelle Knight, de 32, que habían desaparecido en incidentes separados en 2002, 2003 y 2004, fueron liberadas en la noche del lunes de la casa en Seymour Avenue, en el barrio West Side de Cleveland, y examinadas en un hospital local antes de regresar con sus familias, que organizaron fiestas de bienvenida.

Fern Gentry, la abuela de Berry, habló con su nieta desde Tennessee en una llamada emitida por una filial local de ABC. "Me alegra tenerte de vuelta", dijo Gentry. "Me alegra estar de vuelta", contestó Berry.

"Creí que te había perdido", dijo la la abuela. "No, aquí estoy", señaló la nieta. La policía confirmó que Berry tiene una hija de seis años, Jocelyn, aparentemente nacida durante su cautiverio. Se divulgó una fotografía en la que Berry aparece sonriendo junto a su hermana y su hija en el hospital.

"Se ve muy bien, feliz, saludable, y anoche se comió una paleta de helado", dijo el subjefe de policía de Cleveland, Ed Tomba, sobre la pequeña Jocelyn. "Ver a su madre la hizo sonreir", agregó Tomba, según la cadena ABC.

"La pesadilla terminó", dijo a los periodistas el agente especial del Buró Federal de Investigaciones (FBI) Steve Anthony.

"Estas tres jóvenes mujeres nos han proporcionado la auténtica definición de supervivencia y perseverancia. Ahora puede comenzar la sanación", señaló. La pesadilla terminó cuando Berry, que había sido secuestrada justo antes de su decimoséptimo cumpleaños, logró sacar el brazo por una puerta y comenzó a gritar por ayuda.

"Escuché los gritos... y veo a esta chica que se desespera por salir de la casa", relató el vecino Charles Ramsey a la filial local de ABC. "Fui a la entrada de la casa y me dijo 'Ayúdame. Me han secuestrado. He estado en esta casa por mucho tiempo. Quiero irme. Ahora mismo'," agregó.

Ramsey dijo que no pudo abrir la puerta, así que la pateó y rompió la parte de abajo, y ella salió gateando junto con la niña. Berry fue a una casa vecina y llamó a la policía, a la que rogó que viniera rápido, "antes de que él regrese", según la grabación de la llamada al 911.Berry había sido vista por última vez el 21 de abril 2003, cuando salía de su trabajo en un restaurante de comida rápida a pocas cuadras de su casa.

DeJesus tenía 14 años cuando desapareció. Salió de la escuela el 2 de abril de 2004 pero nunca llegó a su casa. Michelle Knight fue vista por última vez cerca de la casa de un primo, el 23 de agosto de 2002. Tenía 20 años.

Los vecinos dijeron a la AFP estar estupefactos y que no tenían idea de que Castro, con quien a veces compartían barbacoas, tuviera cautivas a las tres mujeres.

Maria Castro Montes prima de Ariel Castro, pidió que no se juzgue a sus familiares por las acciones de su primo.

"En nombre de la familia Castro querría decir que todos realmente sentimos su pena, por todo lo que sufrieron y si esto fue obra de un miembro de nuestra familia, deben pagar" por ello, afirmó. "Por favor, no juzguen a una familia entera por las acciones de una persona y (...) a toda una comunidad o a toda una raza por las acciones de una persona".