Strauss-Kahn se dispone a pagar en caso por agresión sexual

El exdirector del Fondo Monetario Internacional habría llegado a un acuerdo de US$6 millones con la mujer que lo demandó.

Strauss-Kahn y Nafissatou Diallo, mujer que acusó de abuso al exdirector del FMI / AFP
Strauss-Kahn y Nafissatou Diallo, mujer que acusó de abuso al exdirector del FMI / AFP

Los abogados de Dominique Strauss-Kahn se preparan a anunciar el lunes en Nueva York un acuerdo económico con la mujer de servicios domésticos del hotel que acusó de agresión sexual al ex director del FMI, poniendo fin así al menos ante la justicia al escándalo que arruinó su carrera política.

El acuerdo sería anunciado el lunes por la tarde en una audiencia en un tribunal del Bronx (norte de Nueva York), donde Nafissatou Diallo presentó la denuncia civil contra Strauss-Kahn luego de que fracasara el proceso penal lanzado por la fiscalía de Manhattan tras los hechos de mayo de 2011.

El juez Douglas McKeon pidió la presencia de Diallo para que apruebe los términos del acuerdo, si finalmente es alcanzado. La mujer, de 33 años y origen guineano, no ha sido vista en público desde agosto del año pasado. En cambio, el ex director del Fondo Monetario Internacional (FMI) no tiene obligación de asistir a la audiencia, que "no debería durar más de 30 minutos", según el magistrado.

Los términos del acuerdo, que evitaría a Strauss-Kahn seguir adelante con el juicio y arriesgarse a una dura condena por un tribunal popular, no se han dado a conocer, aunque los rumores hablan de seis millones de dólares.

Los abogados de Strauss-Kahn se han limitado a confirmar que se llevaban a cabo negociaciones de cara a la audiencia del lunes. Este tipo de acuerdo financiero para poner fin a proceso civiles es muy frecuente en Estados Unidos. No es una confesión de culpabilidad, pero evita al acusado dar su versión de los hechos.

Diallo acusó a Strauss-Kahn de haberla obligado a realizarle una felación en una habitación del hotel Sofitel en Manhattan el 14 de mayo de 2011, provocando la detención del socialista francés en el aeropuerto JFK de Nueva York cuando se aprestaba a abandonar territorio estadounidense.

Strauss-Khan, de 63 años, reconoció haber tenido una relación sexual "inapropiada", pero afirmó que fue consensuada y sin violencia. Estuvo detenido unos días en la prisión de Rikers Island y luego bajo un estricto arresto domiciliario en la Gran Manzana.

La fiscalía de Manhattan, que impulsó rápidamente su inculpación, tuvo que abandonar los cargos penales tres meses más tarde, en agosto de 2011, por las inconsistencias y contradicciones en la declaración de la inmigrante de origen guineano, lo que supuso un increíble vuelco en el caso.

Strauss-Kahn fue puesto en libertad y regresó a Francia, pero el escándalo le costó no solo su puesto en el FMI sino también sus aspiraciones presidenciales, ya que hasta allí era favorito para los comicios que tuvieron lugar este año y en los que se impuso finalmente el también socialista Francois Hollande.

De firmarse el acuerdo con Diallo el lunes, Strauss-Khan habrá zanjado sus problemas con la justicia estadounidense, aunque sigue estando inculpado en Francia en el marco del caso del hotel Carlton, que concierne a la organización de fiestas con prostitutas.

Sus abogados pidieron que este proceso se declare nulo a raíz de dudas sobre la imparcialidad de los jueces de instrucción. La justicia francesa se pronunciará al respecto el 19 de diciembre.

El escándalo de Nueva York dio lugar además a otra denuncia contra Strauss-Kahn en Francia por parte de la escritora Tristane Banon, que lo acusó de intento de violación en 2003. A pesar de que la fiscalía de París reconoció la existencia de un delito de agresión sexual, la causa no prosperó porque el delito estaba legalmente prescrito.

Separado de Anne Sinclair, con quien estaba casado en el momento de los hechos de Nueva York, Strauss-Kahn ha iniciado en los últimos meses un lento regreso a la escena pública como consultor y conferencista.