Su reconocimiento en la historia, el juicio que Dilma Rousseff no quiere perder