Sube a 50 el número de muertos en triple atentado en Alepo

La mayoría de las víctimas pertenecen al Ejército sirio.

Vista de los daños registrados en el hotel Bab Amir tras la explosión de tres coches bomba en Alepo. Foto: EFE

Al menos 50 personas murieron, en su mayoría militares, y un centenar resultaron heridas el miércoles en un triple atentado con coche bomba en Alepo, la gran ciudad del norte de Siria que se disputan desde hace más de dos meses rebeldes y fuerzas gubernamentales.

En Damasco, periodistas de la AFP observaron un despliegue de seguridad fuera de lo habitual en las entradas de la capital, donde también se han registrado violentos combates desde mediados de julio.

Más al norte, al menos 15 soldados murieron en ataques rebeldes coordinados contra retenes militares y combates en Bdama, una localidad de la provincia de Idleb (noroeste), según el opositor Observatorio Sirio de Derechos Humanos (OSDH).

En tanto, en territorio turco, en la localidad fronteriza de Akçakale (sureste), el impacto de obuses disparados desde Siria dejaron cinco muertos, entre ellos "una madre y sus cuatro hijos", indicó el alcalde de la localidad. El jefe de la diplomacia turca, Ahmet Davutoglu, convocó a una reunión de urgencia en la Cancillería tras el incidente y el viceprimer ministro, Besir Atalay, consideró el incidente como "muy grave".

El primer ministro Recep Tayyip Erdogan convocó a sus consejeros a una reunión para analizar una eventual respuesta turca.En Alepo, la mayoría de los muertos y heridos por el triple atentado "son miembros de las fuerzas gubernamentales. Las explosiones tomaron como blanco un club de oficiales militares y puestos de control del ejército regular", indicó el OSDH con sede en Gran Bretaña.

Un responsable de la segunda ciudad de Siria dio un balance provisorio de "37 muertos y decenas de heridos" de los cuales muchos en estado grave.Dos coches bomba explotaron primero en un intervalo de un minuto en dos calles cercanas a un club de oficiales militares que da a la famosa plaza Sadala al Jabiri, en el corazón de Alepo, afirmó una fuente militar a la AFP.Un tercer coche bomba explotó a 150 metros de la plaza, a la entrada de la ciudad vieja, en la que se registraron duros combates durante el fin de semana.

"Escuchamos dos explosiones enormes, era como si las puertas del infierno se abrían", contó a la AFP Hasan, un empleado de hotel de 30 años. "Saqué de entre los escombros un niño de menos de diez años que perdió una pierna", declaró un comerciante.La televisión oficial al Ikhbariya, que se refirió a atentados "terroristas", emitió imágenes de enormes destrucciones en la plaza, con al menos dos edificios totalmente derrumbados y cadáveres entre los escombros.

En la provincia de Damasco, los suburbios de Qudsaya y Al Hama, dos bastiones rebeldes del Ejército Sirio Libre (ESL) fueron "bombardeados por los tanques del ejército que procede además a detenciones y allanamientos en los alrededores", según el OSDH.Según una militante en Damasco, el ejército cortó todo acceso a estos suburbios. En el suburbio vecino de Dumar, periodistas de la AFP y habitantes vieron en las calles al menos tres tanques y siete camiones militares así como numerosos soldados. Al menos cuatro accesos por carretera a la capital estaban cerrados, incluso para las familias que llevan sus hijos a las escuelas.

La provincia de Damasco, así como los barrios periféricos de la capital, son escenario de violentos combates desde mediados de julio.El diario oficial al Baas había anunciado el martes el fin cercano de las operaciones de seguridad en el conjunto de la provincia de Damasco, donde el ejército bombardeó varios locales, en particular Duma (noreste). La violencia dejó este miércoles en el país al menos 90 muertos de los cuales 22 civiles, según el OSDH.En 18 meses de conflicto en Siria, más de 31.000 personas murieron, en su mayoría civiles, según el OSDH.

Estas cifras son imposibles de verificar con una fuente independiente dadas las restricciones impuestas por las autoridades sirias.En este contexto, el mediador internacional Lajdar Brahimi tiene previsto volver a la región esta semana para esforzarse en lograr un cese de los bombardeos por parte del régimen, y a cambio que los insurgentes disminuyan los ataques.Reiterando las preocupaciones de varios responsables internacionales, el secretario general de la Liga Árabe, Nabil el Arabi, advirtió el martes de que las consecuencias de la crisis siria "podrían ser catastróficas no solo para Siria, sino para todo el mundo árabe".

La violencia en Siria desborda regularmente a los países vecinos, en Jordania, Turquía, Irak o Líbano, donde se registran enfrentamientos en las fronteras.Estos países conocen también un flujo ininterrumpido de refugiados.El número de sirios refugiados en los países limítrofes se triplicó en estos tres últimos meses, para sobrepasar los umbrales de los 300.000, anunció el martes el Alto Comisionado de la ONU para los refugiados.