Suicidio, ¿la salida de una encrucijada política?

El senador socialista francés y exalcalde de Tours, Jean Germain, se disparó en la cabeza antes de que comenzara un juicio en su contra por malversación de fondos. Polémica en Francia por la condena pública de los políticos.

El senador socialista francés y exalcalde de Tours, Jean Germain.

“Hay seres, entre los cuales me encuentro, para quienes la injusticia y el deshonor son insoportables. Estén seguros de que jamás desvié un centavo”, dejó escrito en una carta Jean Germain, exalcalde de Tours y senador socialista francés, de 67 años, antes de dispararse con una escopeta en la cabeza. Este político, muy popular en su ciudad natal de la que fue alcalde durante casi dos décadas, enfrentaba un juicio por malversación de fondos. Sin embargo, Germain prefirió quitarse la vida justo antes de la primera audiencia pues según dejó señalado era consciente del daño que iba a causar a sus seres queridos. “No podemos dejar que la caza sistemática de políticos prosiga con normalidad todos los días”, expresó en el mensaje que dejó antes de suicidarse. 

El país está conmocionado. Sobre todo porque este caso trae a la memoria uno que, aunque ocurrió hace 22 años, sigue muy presente en la mente de los franceses: el suicido del primer ministro francés Pierre Bérégovoy, quien el primero de mayo de 1993 se disparó en la cabeza con la pistola de un guardaespaldas. La teoría, que hoy sigue siendo motivo de investigación, es que Bérégovoy no soportó la humillante derrota electoral que había sufrido hacía dos meses y una serie de comprometedoras revelaciones de prensa que cuestionaban su honestidad. 

El presidente francés, François Hollande, consideró que Germain se quitó la vida “para que su honor no se manchara”.  Su sucesor y adversario político, el conservador Serge Bavary, que lo derrotó en las urnas el año pasado cuando aspiraba a un cuarto mandato, recordó que Germain estaba “abrumado por lo que consideraba una injusticia”.

La desazón de Germain comenzó cuando lo vincularon en el caso llamado “bodas chinas”, una iniciativa turística que él mismo creó para promover la región de los castillos del Loira. La alcaldía, en cabeza de Germain, ofrecía a las parejas chinas jóvenes la posibilidad de casarse simbólicamente. La idea era que él, utilizando su banda tricolor, hiciera dichas uniones. Cerca de 400 parejas participaron en esas ceremonias, que tenían un costo, y que se realizaron entre 2007 y 2011, momento en que los rumores por malversación de fondos se hicieron más fuertes. 

Detrás de las “bodas chinas” estaba Lisa Han, una joven de origen taiwanés residente en Tours, quien fue contratada por el alcalde como enlace con China, y que es la principal acusada, junto a su marido, de haber propiciado la malversación de fondos públicos que se le achacaba, en calidad de cómplice, a Germain, imputado en 2013.

Lo que denunciaron las autoridades fue que Han, funcionaria de la alcaldía, tenía montado un negocio en una empresa organizadora de bodas, es decir, ganaba por ser funcionaria de la alcaldía y por otro lado por llevar a las parejas chinas a Tours. Por eso está acusada de estafa y malversación de fondos públicos. Entramado en el que supuestamente estaba vinculado el alcalde, quien desde hace dos años sufría una fuerte presión desde la oposición y los medios de comunicación. 

De hecho en su carta, Germain se mostraba seguro de que el fiscal iba a pedir una pena de prisión firme contra él “por motivos políticos”. "La idea de las bodas chinas fue buena al principio y yo la apoyé. Pero lo que pasó después fue lo que le afectó", señaló el actual regidor en declaraciones a la prensa.

El más contundente de todos fue el presidente del Senado, Gerard Larcher, en su intervención ante la cámara Alta: "Jean Germain se sintió condenado antes incluso de haber sido juzgado. Un personaje público tiene todo el derecho a que se respete su dignidad, al igual que todos los ciudadanos".

Los suicidios por honor tienen un largo historial en Francia. El 24 de mayo de 2009, Jacques Bouille, exalcalde del municipio francés de Saint-Cyprien se ahorcó en la cárcel, en donde preso por corrupción administrativa. En Corea del Sur, el expresidente Roh Moo-hyun se lanzó por un abismo porque al siguiente día su esposa debía responder por el cobro de sobornos para adjudicar contratos cuando su marido gobernaba(2003-2008). La historia está llena de casos de suicidios por “vergüenza”.

En la antigua Grecia el suicidio era un acto consciente al que llegaba una persona luego de pensarlo mucho, muy lejos de la decisión desesperada que vemos hoy. El intelectual Arthur Koestler decía que cuando un ser humano siente que vive un fracaso moral debe renunciar a la vida. Varios funcionarios chinos se suicidaron el año pasado porque eran sospechosos de participar en conductas comerciales deshonestas. Según datos oficiales, 19 de las 34 muertes de empleados gubernamentales se calificó como suicidio en medio de una lucha sin cuartel contra la corrupción que ha llevado al presidente Xi Jinping a investigar a más de 25.000 personas.

Según cifras de la Organización Mundial de la Salud (OMS) en el mundo se suicidan a diario 2.700 personas y lo intentan 54.000. Un fenómeno que aumenta cada año. 

"Estaba muy mal esta mañana", "es un mártir", "en este asunto, fue echado a los perros", declaró el abogado de Germain, Dominique Tricaud, tras encontrar el cuerpo del senador en el domicilio del senador, quien murió denunciando que ignoraba las mentiras y manipulaciones de Lise Han.

últimas noticias