Surcoreanos comenzaron a salir de complejo industrial de Kaesong en Norcorea

El complejo es una fuente de divisas esencial para el aislado régimen de Kim Jong-Un.

AFP

Un primer grupo de 11 trabajadores surcoreanos abandonó este sábado el complejo industrial intercoreano de Kaeson, situado en territorio norcoreano, y un segundo convoy con otras 116 personas debería seguirle a lo largo del día rumbo a Corea del Sur, anunció el gobierno de Seúl.

Las 48 personas restantes -principalmente funcionarios que gestionan el complejo, así como ingenieros de telecomunicaciones y electricistas- deberían salir el lunes, según el ministerio de la Unificación de Seúl.

Esta retirada siembra de dudas el futuro de este polo industrial que constituía el último símbolo de los esfuerzos de acercamiento intercoreanos.

Las empresas surcoreanas instaladas en el complejo se mostraron consternadas por esta evacuación, decidida la víspera por Seúl después de que Corea del Norte rechazó el ultimátum surcoreano para el comienzo de un diálogo.

"Estamos consternados por la repentina decisión del gobierno de retirarse de Kaesong. Estamos preocupados por las posibles consecuencias de este cierre", indicó a los periodistas en Paju un representante de las 123 empresas surcoreanas que alberga este complejo.

"Es lamentable que no se llevara a cabo ninguna consulta previa con nosotros. Aunque algunas empresas tienen opiniones diferentes sobre la aceptación de esta repentina decisión, decidimos respetarla ya que es una decisión del gobierno".

El Norte prohibió el 3 de abril a los surcoreanos el acceso al complejo de Kaesong, situado en su territorio a unos 10 kms de la frontera. Pyongyang retiró a sus 53.000 empleados en un contexto de grandes tensiones en la península coreana, a pesar de que el complejo es una fuente de divisas esencial para el aislado régimen de Kim Jong-Un.

El sitio industrial Kaesong es la única prueba que aún existe del acercamiento intercoreano, luego de que se congelaran las relaciones bilaterales en 2010.

La gran mayoría de los 850 empleados surcoreanos ya se habían marchado del lugar.

Este centro siempre había permanecido abierto, salvo en contadas y breves excepciones.

Temas relacionados
últimas noticias