Tailandia, azotada por el terrorismo